martes, 19 de diciembre de 2017

Casa de muñecas (obra de teatro), de Henrik Ibsen




Datos técnicos:



Título: Casa de muñecas (teatro)
Autor: Henrik Ibsen
Editorial: Luarna Ediciones (enlace descarga)
Obra de Dominio Público
Formato: Ebook
Idioma: Español
Nº pág.: 128




Sinopsis:


Nora se cree felizmente casada con Torvaldo. Llevan ocho años de casados y tienen tres hijos. Además, Torvaldo Helmer asumirá en el año nuevo el puesto de director de un banco. Todo parece perfecto, pero Nora guarda un secreto. Así se lo confiesa a su amiga Linde. Años atrás, su esposo estaba a punto de morir. Debía cambiar de clima, pero económicamente les era imposible pagar un viaje. Nora le hizo creer a Torvaldo, quien ignoraba su propia enfermedad, que su padre, agonizante, les había dado el dinero. En realidad, Nora lo había tomado prestado de Krogstad, el procurador, y para hacerlo, Nora falsificó la firma de su padre muerto.




Opinión Personal:


Siempre que la ocasión se presenta, disfruto con una buena obra de teatro, sea representada por actores profesionales o aficionados —hay representaciones de grupos de teatro de aficionados muy buenas, que muy poco tienen que envidiar a los profesionales del género—. Tampoco le digo que no a la lectura de una obra teatral; por eso hoy publico mis impresiones sobre una cuya primera representación tuvo lugar el 21 de diciembre de 1879. Sí, lector, es un clásico desconocido para la gran mayoría de quienes disfrutamos con estos autores cuyas obras perviven en el tiempo, y su temática puede trasladarse a nuestros días, no perdiendo la esencia de lo que su autor quiso plasmar en esa pieza teatral. Me refiero a Casa de muñecas, del dramaturgo y poeta noruego Henrik Ibsen.

De esta obra de teatro me llamó mucho la atención el título. Buscando información sobre ella, me encontré con que es considerada por muchos como la primera obra teatral feminista, por la fuerte carga de crítica social que tiene, y en la que la mujer es el foco de atención del espectador —en este caso del lector—. El lector se sorprenderá, sobre todo, por el final inesperado que le aguarda, y que no le dejará indiferente. Y, tras ese final sorprendente, y algunos detalles que se observan durante su lectura, comprenderemos el porqué del título elegido por el autor.
(Escena Casa de Muñecas)
Puede decirse que las tres escenas tienen prácticamente lugar en una única estancia de la casa del matrimonio Helmer: la sala, —con salidas y entradas de algunos de sus personajes a estancias adyacentes— en donde nos encontraremos con los cinco personajes que tienen un mayor peso en la trama. En este sentido, me gustó el efecto que el autor le da a la movilidad de éstos, para que los secretos que guardan algunos de ellos solo sean conocidos por el espectador, y el personaje afectado no tenga constancia de ello hasta que lo marque el guión. Secretos de los que el lector tiene un adelanto en la sinopsis, por lo que no conviene adelantar más de lo que sucede a lo largo de los tres actos en los que está estructurada esta obra teatral, porque se corre el riesgo de destriparla y perder así el interés por su lectura.

Otro gran atractivo de esta obra teatral es la figura de Nora, protagonista indiscutible de los tres actos. Sobre ella estará puesta la atención del lector/espectador, porque verá cómo es el personaje en el que la evolución estará más marcada. El lector mostrará también interés por el papel que desempeña Cristina Linde, amiga de Nora, y que desempeñará un papel crucial en el desarrollo de la trama. Nora es, con diferencia, el personaje con el que más empatizaremos, porque los otros cuatro se nos harán más lejanos, salvo el doctor Rank, amigo de la familia. Aunque, como siempre digo en estos casos, lo que interesa en los personajes es su credibilidad, y está claro, los cinco que aparecen en escena están muy bien construidos, son creíbles y podemos encajarlos perfectamente en nuestra sociedad. Los sentimientos y las emociones estarán muy presentes, sin olvidarnos de los oscuros intereses que marca, sobre todo, el papel de uno de ellos: Krogstad, que trabaja en el banco en el que Helmer desempeñará el cargo de director con la entrada del nuevo año.

Casa de muñecas es un clásico que merece la pena leer y que no deja indiferentes, por la fuerte carga de denuncia social que hay en esta obra teatral, que causó un gran revuelo cuando se representó por primera vez. Es de lectura ágil y la tensión en el lector/espectador irá a más a medida que nos acercamos a ese desenlace inesperado. De hecho, es una obra de obligada lectura en muchas escuelas e incluso universidades, por lo que su contenido significa, ya que en ella el autor enfatiza en la dignidad del ser humano. Muy apropiada para leer o ver en estas fiestas navideñas. 




Biografía:



Dramaturgo y poeta noruego, Henrik Ibsen nació el 20 de marzo de 1828 en Skien y falleció el 23 de mayo de 1906 en Kristiania (actual Oslo). Su nombre completo fue Henrik Johan Ibsen.

En vida, Ibsen tuvo un reconocimiento algo tardío pero, finalmente, se convirtió en una personalidad importante en su país, siendo su obra ampliamente representada en teatros de toda Europa. Sus obras más conocidas, realistas y simbolistas, fueron escritas durante una larga estancia en Italia, donde residió hasta su traslado definitivo a su Noruega natal.



De entre su obra habría que destacar títulos como
Un enemigo del pueblo, Peter Gynt, Hedda Gabler o Casa de muñecas

Nota: Sinopsis y biografía del autor, tomadas de Lecturalia. Imagen que acompaña al cuerpo de la reseña, de la web del ayuntmiento de Manzanares. Fotografía de Henrick Ibsen, de Wikipedia. 


8 comentarios:

  1. Yo la leí hace muchos años y la vi en la televisión también, aunque nunca representada en directo. Me gustó mucho y tienes razón, es una obra atemporal. Besinos.

    ResponderEliminar
  2. La leí hace años y también la he visto representada en teatro por una compañía no profesional. Me gustó mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. No he leído el libro ni he visto la obra de teatro, pero no me importaría leerla o mejor representarla con el taller de teatro al que voy. Se la propondré a nuestra directora...
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Ay Paco has traído una Obra Maestra!
    Fue una de las representaciones que hicimos en nuestros años de teatro estudiantil, la llegamos a llevar al Teatro Escalante y fue una pasada participar en ella, yo hice de Cristina. Y fue de casualidad porque me tocaba estar tras el telón pero mira, surgió un percance y me pasé delante del escenario jajajaja.

    Me ha encantado que la hayas traído.
    Mil besitos.

    ResponderEliminar
  5. La he visto representada por tv hace años pero no la he leído aún. Y debiera...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Pues tengo pendiente la lectura, pero es que la obra de teatro pinta fenomenal. Como la obra dudo que llegue por aquí, voy a mirar las ediciones que hay del libro a ver qué tal.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  7. Sin duda has traído toda una joya y la verdad es que es una maravilla ver representado este tipo de obras. Es una buena propuesta la que nos haces Paco, así que la tendré en cuenta. Besos

    ResponderEliminar
  8. Pues no conocía la obra y me ha resultado en parte interesante, investigaré más ;)

    ResponderEliminar