jueves, 18 de enero de 2018

La librería del señor Livingstone, de Mónica Gutiérrez Artero






















Datos técnicos:

Título: La librería del sr. Livingstone
Autora: Mónica Gutiérrez Artero
Autoeditado Amazon (enlace descarga)
1ª edición: 27/09/2017
Encuadernación: tapa blanda
Idioma: Castellano
ASIN: B07613CW5N
Nº. pág.: 236
Precio: 3,10€


Sinopsis:


Agnes Marti es una arqueóloga en paro que se ha mudado a Londres en busca de una oportunidad laboral. Una tarde, desanimada y triste por su poco éxito profesional, tropieza en el corazón del barrio del Temple con el pomo de una puerta en forma de pluma, el sonido de unas lúgubres campanillas y el hermoso rótulo azul de Moonlight Books. La librería, regentada con encantador ceño fruncido por Edward Livingstone, debe su nombre a un espectacular techo de cristal que permite contemplar la luna y las estrellas en las noches despejadas. Intrigada por la personalidad y el sentido del humor del señor Livingstone, Agnes decide aceptar la oferta de convertirse en ayudante del librero mientras continúa su búsqueda de trabajo. El té de la tarde en el rincón de los románticos, las visitas de Mr. Magoo, las conversaciones con la bella editora de Edward, las cenas junto a la chimenea del Darkness and Shadow y la buena lectura convencerán a Agnes de que la felicidad está en los pequeños detalles cotidianos. Pero aunque Moonlight Books podría parecer un oasis de paz en el acelerado Londres, las extrañas campanillas de su puerta daran paso a los sucesos más inesperados: una noche de tormenta, el inspector John Lockwood...


Opinión Personal:



De Mónica Gutiérrez leí todas sus publicaciones, incluido el relato que forma parte de la antología La librería a la vuelta de la esquina. Es una autora que no dudo en recomendar para quienes gusten leer novelas feelgood, un género que poco a poco va ganando su espacio en el panorama literario internacional, y va sumando lectores que agradecen este tipo de lecturas, -entre los que me incluyo-, y que cumplen con creces el fin que persiguen sus autores: hacernos pasar un buen rato con historias placenteras que nos hacen olvidar por un momento de los problemas que nos rodean; y también consigue que sintamos esa sensación de tranquilidad y relajación que logra apoderarse de nosotros una vez finalizamos su lectura, porque sabemos que nos espera un final feliz, aderezado con ingredientes mágicos que ayudan a conseguir el final deseado.

Pese a que La librería del señor Livingstone está encuadrada en el mismo género literario que las anteriores novelas publicadas por Mónica Gutiérrez creo, en mi modesta opinión, que se aparta un tanto de las pautas que siguen sus historias; aunque no por ello olvida esos rasgos que le imprimen ese sello personal, que seguro identificarán quienes hayan leído alguna de sus publicaciones sino todas, como es mi caso. Es una novela que seguro disfrutan quienes gustan de lecturas en las que la metaliteratura esté presente en ellas, en este caso, tanto de forma implícita como explícita.
(Estación st. Pancras-Londres)
Y así es como a lo largo de los 18 capítulos más el epílogo en los que está estructurada la novela, el lector se encontrará que toda ella es un homenaje a los libros, como lo podrá comprobar a través de los diversos personajes que desfilan por suspáginas el sr. Livingstone, el librero de Moonlight Books; Sioban, la editora de Edwards —peculiar pareja la formada por estos dos personajes, que mantendrán en vilo al lector, que estará en todo momento pendiente de que se decidan a dar el paso decisivo en su relación sentimental; el curioso escritor residente de la librería; o la singular y exigente sra. Dresden: una cliente que traía de cabeza al sr. Livingstone, aunque sabe cómo convencerla, pese a las difíciles peticiones lectoras que le requería: seguro que el lector sonreirá en más de una ocasión con los diálogos de estos dos personajes, que no tienen desperdicio. Pero también el lector se encontrará con metaliteratura implícita, en la que Dickens está muy presente: el niño Oliver Twist es un claro ejemplo de lo que acabo de comentar, así como el hecho de que su madre tome a la librería como si de una workhouse —casa de acogida— moderna se tratase. Aunque la estrella es, sin lugar a dudas, Moonlight Books, porque Mónica la presenta al lector con una estructura que ya la quisiéramos para nosotros, incluida esa fascinante escalera de caracol que une ambos pisos, o el nombre con el que la había bautizado el sr. Livingston, y que seguro enamorará a más de un lector, porque seguro que querría acompañar a los personajes para contemplar las estrellas desde tan privilegiado escenario.

Sin duda alguna, está claro que para que La librería del señor Livingstone mantuviese ese carácter metaliterario a lo largo de todo el desarrollo de la trama, Mónica Gutiérrez realizó un arduo trabajo de documentación con el que conseguir el efecto deseado. Y no solo para que el lector imagine las localizaciones por las que se mueven los personajes, por las precisas y visuales descripciones que ofrece, sino también para elegir los escenarios idóneos que ayuden a conseguir esa atmósfera que influye en sus acciones. El barrio del Temple, la preciosa estación de St. Pancras, el British Museum, —en él la autora ofrece al lector una de las escenas más románticas de la novela, con Agnes Martí y el inspector John Lockwood como visitantes especiales en la noche de Navidad—, Leandenhall Market, o el Diamond Jubilée son algunos de los rincones de Londres que nos enseña la autora y que seguro más de un lector querría visitar y disfrutar de ellos, tal y como lo hacen los personajes en la novela. No me olvido la estancia en el pequeño cottage rosa, a las afueras de Franham, un pueblecito de casas georgianas del siglo XVIII, en el oeste de Surrey, muy cerca del condado de Hampshire, en donde residían la abuela y la tía abuela de Jasmine, la amiga de Agnes Martí.

Ese trabajo de documentación realizado por la autora queda reflejado también en las referencias literarias que nos encontramos a lo largo de los capítulos, para que los fragmentos elegidos de las diversas obras que son mencionadas, en su mayoría de autores clásicos, sean utilizadas en los momentos precisos. En este sentido, sobresalen sobre todo diversas alusiones a obras de Shakespeare que la autora pone en boca de los personajes, destacando las citas literarias que ofrece el librero a sus interlocutores, sin olvidarme de las relativas a Lewis Carroll, tanto de Alicia en el país de las maravillas, como de Alicia a través del espejo.
(Leadenhall Market-Londres)
En La librería del señor Livingstone, el lector se encontrará con unos personajes entrañables, cercanos, carismáticos y muy vivos. Identificaremos como nuestras situaciones que le ocurren a ellos, en quienes los sentimientos, emociones y reflexiones estarán muy presentes. Y es que creo que el lector empatizará sobre todo con Agnes Martí, y los motivos que le llevan a Londres, que nos es otro que encontrar un trabajo como arqueóloga, ya que en su Barcelona natal no logra conseguirlo. Pese a que terminará como ayudante del señor Livingstone, no se olvidará del fin que persigue, porque sabe que la perseverancia puede acabar dando sus frutos. Agnes Martí es el personaje principal de la novela, a quien el lector conocerá más a fondo, pero que estará acompañada por un elenco de personajes secundarios inolvidables, como el señor Livingstone y su fama de cascarrabias y gruñón, por el que se le otorgaría, por fin, el premio Scrooge —otra alusión literaria dickensiana—, pero el lector comprobará con el paso de los capítulos, que realmente es todo lo contrario. Jasmine es otro personaje que tendrá mucha importancia en la vida de Agnes: la acogerá en su piso y se convertirán en inseparables amigas. Y en Londres el amor llamará a las puertas de la protagonista en la figura del inspector John Lockwood, que se presentará en la librería, porque es requerido por el sr. Livingston para investigar el robo del diario original de su antepasado explorador, David Livingstone. En este sentido, me llamó la atención el que Mónica Gutiérrez eligiera la profesión de arqueóloga para Agnes Martí y las alusiones a labores realizadas en las excavaciones de Oxirrinco, así como la pasión del señor Livingstone por los libros ilustrados, que resalta en más de una ocasión Mónica Gutiérrez.

La librería del señor Livingstone es una novela escrita con un estilo narrativo cercano al lector, que se sentirá muy cómodo durante su lectura. Mónica Gutiérrez utiliza un lenguaje sencillo, pero cuidado. El ritmo narrativo es ágil, con unos diálogos muy vivos y ocurrentes, con doble sentido en algunas ocasiones que, cuando menos, provocarán una sonrisa en el lector, tanto los que tienen lugar entre el librero y Oliver Twists, como los diálogos cruzados con el viejo sastre al que apodaba mr. Magoo, o los ya mencionados con la señora Dresden. La ironía y el humor británico estarán también muy presentes en la novela.


Biografía:


Mónica Gutiérrez Artero nació y vive en Barcelona. Es licenciada en Periodismo por la UAB y en Historia por la UB. Su carrera profesional se ha desarrollado en el ámbito de la comunicación y la enseñanza. Administra el blog Escribe novela, relatos y poesía. Debutó con "Cuéntame una noctalia" en Amazon Y "Un hotel en ninguna parte" es su segunda novela Las buenas críticas y ventas de "Un hotel en ninguna parte" han mantenido a la autora durante medio año en el Top20 de los más vendidos de Amazon. En noviembre de 2015 editó y publicó un libro de relatos, junto con otros autores, titulado "La librería a la vuelta de la esquina". En julio de 2016 publicó con Roca Editorial "El noviembre de Kate".

Bibliografía

"Cuéntame una noctalia" (reseña), 2012
"Un hotel en ninguna parte" (reseña), 2014
"La librería a la vuelta de la esquina"(relato/reseña), 2015
"El noviembre de Kate" (reseña), 2016

Premios

Primer Premio narrativa breve Bernat Metge, 2005
Primer Premio Universitat de Barcelona narrativa breve, 2010
Nota: Datos técnicos y sinopsis, tomados de Amazon. Biografía de Mónica Gutiérrez, tomada de la web de Escritores.org. Imágenes que acompañan al cuerpo de la reseña, de google imágenes. Fotografía de la autora, de su página web. 


23 comentarios:

  1. He leído todas las novelas de Mónica y todas me han gustado, y esta no iba a ser menos. Una lugar mágico para reencontrarse con el Sr Livingston, al que conocí en el relato del libro La librería a la vuelta de la esquina.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Aún no me he estrenado con la autora y tengo un par delibros suyos en la estantería, pero me come el tiempo

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. Pues apuntadísimo lo tengo,a ver cuándo le hago un hueco.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la reseña. Lo tengo en mi lista de pendientes

    ResponderEliminar
  5. Verdaderamente este género no está entre mis favoritos, poe lo que no ne animo ahora mismo a su lectura, pero hay que reconocer que la novela que nos presentas hoy tiene cosas que llaman mi atención como son las referencias metaliterarias y la ambientación londinense. Muy buena reseña Paco. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ¡Enorme reseña, Paco! Mil gracias por tus generosas palabras, lo que más me ha gustado es quedarme con la sensación de que te lo has pasado bien en la librería del señor Livingstone, que has estado a gusto. Como te decía, creo que esta es mi novela más personal, donde me he sentido más cómoda dando rienda suelta a mi estilo peculiar, a los personajes más excéntricos y a ese homenaje a mis libros y autores literarios preferidos que tantas ganas tenía de rendir. Un beso grande y gracias por estar siempre ahí.

    ResponderEliminar
  7. Es una de mis novelas favoritas del año pasado, y seguirá en mi lista de super favos durante muuuucho tiempo, lo que la he disfrutado Paco. Por cierto señor Francisco, que pedazo reseña te ha quedado...de fábula.

    Un besito carinyet.

    ResponderEliminar
  8. Espero leerlo muy pronto y seguro que me va a gustar.

    ResponderEliminar
  9. Lo tengo apuntadísimo, me llama mucho la atención la temática y me gusta mucho donde se ambienta =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Paso de puntillas. Lo compré el otro día y espero leerlo muy pronto. Besos

    ResponderEliminar
  11. Esta esta entre mis presuntas lecturas de este año a ver si puedo ponerme con ella.

    ResponderEliminar
  12. ¡Pedazo de reseña! Y con la que estoy completamente de acuerdo. Esta novela es pura magia.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola!
    No conocía a la autora, pero me apunto este libro porque lo que decís en la reseña me atrapó completamente. ¡Gracias!

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  14. Pues ya comenté lo maravillosa que me pareció la novela así que no me repito... jajaja. Una reseña estupenda, Paco.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  15. No he leído nada de Mónica, y espero poder ponerle remedio a lo largo de este año.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. He leído todas las novelas de Mónica salvo ésta que ya tengo preparada y espero leer a no tardar. Me alegra que te haya gustado
    Besos

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola!
    Nunca había oído nada del género feelgood hasta que leí una reseña de esta novela hace unas horas. Qué cosas.
    La verdad es que me llama bastante la atención.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  18. Hola Paco,

    Lo leí justo ayer de una sentada. Todo un descubrimiento, ya que no había leído nada de Mónica. Su lectura me ha parecido regocijante, delicada, cálida, amable, mágica, dulce, romántica, risueña e inteligente. ;)

    ResponderEliminar
  19. Una de mis mejores lecturas de 2017, me encanta Mónica y como escribe
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Una preciosa reseña para un libro que me gustó mucho. Un libro acogedor con unos personajes entrañables.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. No ho sé, no quedo convencida, este género no me llena y por otra parte me gusta la metaliteratura pero de manera indirecta. Ya veremos :/

    ResponderEliminar
  22. Lo tengo pendiente, y con tu reseña me animas a ello.
    Unbeso ;)

    ResponderEliminar
  23. Las novelas feelgood no terminan de encajar conmigo; admito que la sinopsis me ha recordado mucho a La Sombra del Viento de Zafón por lo mencionado a libros y la portada al igual que el titulo son sugerentes y preciosos.

    ResponderEliminar