martes, 13 de marzo de 2018

El extraño caso del doctor Jeckyll y el señor Hyde, de Robert Louis Stevenson
























Datos técnicos:


Título: El extraño caso del doctor Jeckyll y el señor Hyde
Título original: The Strange Case of Dr Jeckyll and mr Hyde
Traducción: Catalina Martínez Muñoz
Autor: Robert L. Stevenson
Editorial: Alba Clásica
Encuadernación: tapa dura
Idioma: castellano
Traducción: Catalina Martínez Muñoz
ISBN: 97884-9065-061-05
Nº pág.: 176



Sinopsis:



«El tema es infinitamente interesante, y pródigo en todo género de provocaciones, y el señor Stevenson ha de congratularse por haber dado en el blanco.» Henry James
«Y es que ciertamente parece que una personificación de Hyde aceptablemente realista anda suelta por Whitechapel», decía la Pall Mall Gazette el 8 de septiembre de 1888 en referencia al segundo asesinato de Jack el Destripador. La novela de Stevenson El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde se había publicado dos años antes, en 1886, y se prestaba ya a esta clase de comparaciones. Había entrado de lleno en el imaginario popular y aún hoy, en el siglo XXI, no somos inmunes a su efecto. El caso «esclavizaba» ya la «imaginación» del abogado Utterson, a quien le fue dada la horrible experiencia de ser testigo de la historia; podemos decir que también esclaviza la de sus lectores. Construido como una investigación detectivesca, con una forma narrativa diáfana y perfecta, este «relato alegórico que finge ser policial», según diría Borges, es sin duda una de las piezas maestras de su autor.
Esta edición presenta el texto en una nueva traducción de Catalina Martínez Muñoz, con las ilustraciones de Mervyn Peake para la edición de The Folio Society de 1948. Incluye asimismo un memorable artículo de Stevenson sobre la inspiración de la obra y un revelador apéndice de Robert Mighall que la sitúa en el contexto científico, psiquiátrico y criminológico de la época.




Opinión Personal:


Quienes gustamos de leer autores considerados como clásicos, seguro que en algún momento nos acercamos a la narrativa del escritor británico, Robert L. Stevenson, una de las mejores plumas de la literatura juvenil de finales del siglo XIX. De hecho, mi primer acercamiento a su obra se produce a través de la archiconocida La Isla del Tesoro, una de las novelas de aventuras más conocidas de todos los tiempos.
En esta ocasión, comento mis impresiones sobre una de las obras que más fama dieron a Robert Louis Stevenson, El extraño caso del doctor Jeckyll y el señor Hyde, una novela corta que, pese a que fue publicada en 1886, no por ello el paso del tiempo ha dejado de restarle la calidad literaria innegable que atesora. El cuidado que puso Stevenson en su elegante y envolvente redacción, y una exquisita traducción que ofrece Alba Editorial, son alicientes que incitan a disfrutar de una lectura agradable y entretenida, pese a que predomina la narración frente al diálogo. Su lectura deleitará tanto a los lectores que gustan de novelas policíacas, como de la literatura de terror, encontrándose en algunos capítulos con escenas de corte gótico. Pero también tiene elementos propios de una novela de misterio e intriga, porque a lo largo de toda ella se preguntará qué relación guardan realmente el doctor Jeckyll y míster Hyde, y si el abogado Utterson realiza las investigaciones adecuadas para resolver esa incógnita que acompañará al lector a lo largo de toda la novela. A medida que nos acercamos al desenlace se suceden una serie de episodios que ponen en guardia a Utterson y al lector, por lo que tomarán precauciones a la hora de averiguar qué sucede realmente en el laboratorio del doctor Jeckyll. La tensión narrativa se incrementará a medida que el desenlace esté más próximo y, aunque muchos de los lectores conocen este relato y cual es su desenlace, no por ello deja de interesar a quien decide afrontar su lectura, porque merece la pena recrearse en cada una de las escenas que se nos ofrecen.
Uno de los grandes alicientes de esta novela corta es, sin duda alguna, la ambientación. Robert Louis Stevenson ofrece al lector una magnífica visión tanto de la sociedad victoriana de la época, como de esa atmósfera climatológica londinense que envuelven en todo momento a los personajes a lo largo de toda la trama, así como el ambiente lúgubre, sombrío y descuidado de algunas de sus localizaciones. En ella, el lector se encontrará con escenas propias de una novela negra, sobre todo en los episodios que tienen lugar en el Soho londinense, en donde incluso se cometerá un asesinato. Pero también asistiremos a ambientes más refinados, como las reuniones a las que acudirá el sr. Utterson, en más de una ocasión, a la casa de su amigo el doctor Jeckyll, en una zona en la que sus habitantes gozan de una mejor posición social. Ese reflejo se observa perfectamente a través de los pocos personajes que nos encontramos a lo largo de los capítulos.
En mi modesta opinión, otro aspecto a tener en cuenta de esta novela es la forma en la que el autor presenta al lector los episodios que se suceden. Si bien Stevenson cuenta los hechos a través de un narrador omnisciente, el lector tendrá constancia de ellos desde el punto de vista del abogado Utterson, lo que implica que veamos todo desde su perspectiva, aunque con las limitaciones que esto significa. Estos episodios se complementarán con la información que tendrá el lector en los dos capítulos finales, que le dan a la novela unos rasgos más realistas y testimoniales, con los que se pretende arrojar más luz a los episodios que se presenciaron anteriormente.
La reflexión está muy presente en la obra de Stevenson. Si el dinero y la ambición están muy presentes en La isla del tesoro, en El extraño caso del doctor Jeckyll y míster Hyde es una alegoría en la que se pone de manifiesto la presencia del bien y el mal que anida en el ser humano, porque una misma persona puede mostrar esas dos caras.


Biografía:

Robert Louis Stevenson nació en Edimburgo en 1850, hijo de un próspero ingeniero de una familia de constructores de faros. Aunque de él se esperaba que siguiera la profesión, se le permitió estudiar Derecho; pero, al terminar la carrera en 1875, tenía ya muy clara su vocación de escritor.
Aquejado ya entonces de una enfermedad respiratoria de la que nunca se desprendería, viajó por Francia y conoció el mundo artístico. Sus primeros libros fueron precisamente crónicas de viaje: An Inland Voyage (1878) y Viajes con una burra (1879). Enamorado de la norteamericana Fanny Osbourne, cruzó el Atlántico y todo el continente hasta California para casarse con ella, según dejaría constancia en El emigrante por gusto (1894; ALBA CLÁSICA núm. XXXVI) y su continuación, Across the Plains (1894). Sin embargo, fue el universo de sus ficciones el que cautivó a su siglo y, desde entonces, a la posteridad: entre sus inolvidables creaciones cabe mencionar los relatos recogidos en Las nuevas noches mil y una noches (1882; ALBA CLÁSICA MAIOR núm. IX) las novelas La isla del tesoro (1883), La flecha negra (1883) o Secuestrado (1886) y la novela corta El doctor Jekyll y el señor Hyde (1886; ALBA ). Constante viajero, a la vez por espíritu de aventura y por motivos de salud, se instalaría en 1889 en Upolu, una isla de los Mares del Sur. De esa época son El traficante de naufragios (1892), Bajamar (1894) y los ensayos de En los Mares del Sur (1894). Murió en 1894 y fue enterrado en la cima del monte Vaea.

Nota: Datos técnicos, biografía y sinopsis, tomados de la editorial, así como fotografía de Robert Louis Stevenson y de la portada de la novela. 










20 comentarios:

  1. ¡Cómo me gustan estos libros! Aportan tanto con tan poco.
    Gracias por recordarme esta novela, creo que la tengo por casa pero sin leer

    ResponderEliminar
  2. Este libro lo disfruté mucho, igual que todo lo que he leído de este autor :-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Lo leí hace dos veranos junto a otras blogueras y disfruté muchísimo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Me encanta esta novela, que además ahonda en la dualidad del ser humano mucho más profundamente de lo que aparenta. Tengo esta misma edición de Alba, por cierto. Fantástica.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  5. Pronunciar el nombre de Robert Louis Stevenson es evocar la adolescencia. ¡Qué gratos recuerdos! ¿Dónde se fueron aquellos tiempos?

    ResponderEliminar
  6. Cierto, Paco, siempre es un placer leer a R.L. Stevenson pero si además la novela está editada por Alba editorial todavía más. Me encantan sus traducciones, son estupendas. He leído un par de veces "El extraño caso de doctor Jeckyll y Mr. Hyde" y siempre le encuentro nuevos matices. Me gusta, sobre todo, la prosa de Stevenson, el protagonismo de la ciudad de Londres y lo valiente que fue al tratar un tema como el de la personalidad múltiple y las contraposiciones morales de la época. Muy recomendable siempre. Besos.

    ResponderEliminar
  7. A mi esta historia me encanta, tenía un ejemplar precioso que me trajo mi padre de una librería de libros raros y ediciones especiales ¡Era precioso! pero me lo dejé en el pueblo un verano, y con tropecientos primos y otros tantos tíos, el libro desapareció...qué mala leche se me puso...

    Me encanta, este ejemplar me parece también precioso, tendré que hacerme con uno de nuevo.

    Besitos Paco.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    Es lo único que he leído de Stevenson y me encantó, además, no sabía que la historia está narrada por Utterson, pensaba que como el prota es el doctor, sería en primera persona, me sorprendió para bien (ya que luego tenemos el testimonio final). Me gustaría leer La isla del tesoro este año, que tengo el libro en casa, a ver si se da la oportunidad XD
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Este autor es uno de mis grandes pendientes. Ya solo por la edición se ve que el libro es toda una joyita. Aun así, me gustaría estrenarme antes con La isla del tesoro.

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  10. Lo leí hace años y me encantó. Un libro con muy buenas reflexiones.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Me alegro de que la hayas disfrutado, de vez en cuando hay que volver a estos clásicos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Que recuerdos!. Fue lo primero que leí de Stevenson y aun no se me ha olvidado todoo que disfrute. Gracias por recordármelo. Besinos.

    ResponderEliminar
  13. Tengo pendiente este clásico espero no tardar mucho en disfrutarlo, un beso

    ResponderEliminar
  14. Todo un clásico, desde luego. ¿Quién no conoce estas historias? Viene bien retomar estas lecturas de vez en cuando.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Lo leí hace un par de años y me encantó, me gusta la ambientación, las reflexiones, y el intuir que en su momento debió de ser todo un bombazo
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Un buen clásico, que veo que has disfrutado, y que como dices, aunque pase el tiempo, sigue siendo de una calidad literaria excepcional. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Pues comparto tus impresiones totalmente. La ambientación es fantástica y claro que Stevenson analiza las dos caras del ser humano, como si, dentro de cada uno de nosotros anidara también un lado más perverso. Es una obra que hay que leer porque, como dices, es muy cortita. Besos

    ResponderEliminar
  18. La leí el año pasado y la verdad es que me sorprendió gratamente.

    Bs.

    ResponderEliminar
  19. Un clásico que tengo pendiente. Y me gusta mucho la edición.
    Un beso ,)

    ResponderEliminar
  20. Un clasicazo. Lo leí hace relativamente poco y me encantó =)

    Besotes

    ResponderEliminar