viernes, 11 de mayo de 2018

El abismo en la frontera, de Francisco José Motos
























Datos técnicos:


Título: El abismo en la frontera
Autor: Francisco José Motos
Editorial: Letras de Autor
4ª edición: marzo/2018
Encuadernación: rústica con solapas
Idioma: español
ISBN: 978-84-17101-82-4
Nº pág.: 276


Sinopsis:

Unas figuras extrañas, -realizadas con sangre y huesos sobre los muros de la imponente fortaleza de Xiquena (a la que los árabes llamaban Gehena “del infierno”), es lo que se encuentra el caudillo Alonso Fajardo, el Bravo, a su llegada a la misma. Y lo que es aún más preocupante: las puertas, abiertas; y el interior, desierto de toda muestra de vida. Más de doscientas personas han desaparecido sin dejar rastro alguno.

Acción e intriga en unos páramos desolados y bellos. Una utopía hermosa por llevar a cabo, que tiene como personaje principal al primer poeta guerrero de la frontera castellano-narazí; y, junto a él, a la hermosa y misteriosa Yamileth.

La oportunidad de crear un mundo mejor, en circunstancias crueles.

El futuro de la humanidad se está construyendo sobre un abismo en el que se precipitan dos grandes y enfrentadas civilizaciones. ¿Será posible en esta ocasión?


Opinión Personal:

Me encontré por casualidad con esta novela a través de las RR. SS., y me llamó la atención el hecho de que la editorial Libros de Autor ya había lanzado su cuarta edición. Aunque más que este éxito de ventas, lo que me atrajo de esta novela que hoy reseño fue tanto la portada atractiva como la sinopsis, y el hecho de que la trama se sitúa en un parte de nuestro país poco frecuentada por la ficción histórica. Me dije que era una buena oportunidad para reencontrarme con un período de nuestra historia que últimamente tengo un tanto abandonado, como es la Reconquista, por lo que no dudé en darle una oportunidad y afrontar la lectura con interés. Es por eso que hoy doy a conocer mis impresiones sobre El abismo en la frontera, la nueva novela del escritor lorquino Francisco José Motos.
(Alonso Fajardo el Bravo)
A parte de lo que acabo de comentar en el primer párrafo, El abismo en la frontera tiene dos personajes que, sin duda alguna, atraerán el interés del lector a medida que avance el desarrollo de la trama: uno de ellos me imagino que será desconocido para la gran mayoría de los lectores, como es la figura de Alonso Fajardo el Bravo, que fue el primer poeta guerrero de la frontera castellano-nazarí; el otro es el Castillo de Xiquena, que es un personaje más de la novela, como el lector lo podrá comprobar a lo largo de los 33 capítulos que la conforman, todos ellos relatados por un narrador omnisciente, y que sitúa los hechos que relata en el año 1460.

Aunque El abismo en la frontera está catalogada como ficción histórica, a medida que se sucedían los capítulos, me decía que más bien tenía ante mí una novela distópica con un claro trasfondo histórico, y con rasgos de fábula, por el mensaje que a través de ella lanzaba el autor lorquino. Este comentario que hago no deja de ser una elucubración mía, y será el lector que decida darle una oportunidad a esta novela, quien finalmente diga si coincide con estas apreciaciones que hago sobre la misma.

El primer párrafo de la sinopsis indica que la intriga estará muy presente a lo largo del desarrollo de la trama, sobre todo en la primera mitad de la misma, porque el lector se preguntará en más de una ocasión qué pudo suceder para que Alonso Fajardo el Bravo, y quienes le acompañaban hasta el Castillo de Xiquena para recibir a una comitiva que veía desde el reino nazarí, se encontraran con que estaba desierto de toda muestra de vida, y con la inquietud que les provocó el encontrarse con unas figuras extrañas realizadas con sangre y huesos sobre los muros de la imponente fortaleza de Xiquena, como adelanta la sinopsis. Desde el momento en el que esa comitiva nazarí es recibida por Alonso Fajardo, la trama cobra mayor interés, porque el lector conocerá los motivos por los que se reúnen miembros de dos civilizaciones que llevaban ya varios siglos enfrentándose en la península ibérica. Aunque más tarde comprobarán cómo se les unirían dos pueblos con los que no contaban y de los que prácticamente no se tenían noticias, sobre todo por el aspecto primitivo que mostraban quienes los integraban, y que recordaban a otras civilizaciones que habían poblado la zona en tiempos pretéritos. El recelo inicial dará paso a la colaboración entre unos y otros, porque comprendieron que entre todos podrían alcanzar la meta deseada, una vez que les dieron a conocer los planes trazados. Pero también contaban conque tanto el rey cristiano, como el musulmán, no verían con buenos ojos ese proyecto, lo que desembocará en un enfrentamiento que desde un principio se hacía ya previsible pero que pese a ello, el lector se interesará por el final que tiene ante sí y que, en mi modesta opinión, encontré bien cerrado.
(Castillo de Xiquena-Lorca-Murcia)
 Francisco José Motos ofrece al lector tanto una ambientación como unos personajes atractivos. A través de la ambientación, tendrá conocimiento de cómo era la vida en la zona en la que se desarrolla la trama. Está claro que el autor lorquino conoce a la perfección los parajes que describe, y sobre todo muestra a través de las sensibles pinceladas con las que traza los lugares por los que se mueven los personajes,  la gran pasión que muestra por su tierra. «La contemplación de aquella belleza sosegada de la puesta de sol, que se fragmentaba en multitud de colores rojizos, lw otorgó un poco de calma a su atribulado espíritu» (Pág., 31). El lector conocerá, sobre todo, el Castillo de Xiquena, que será presentado desde diversas perspectivas a lo largo de los capítulos, los parajes de El Piar, el Castillo de Tirieza, o el de Vélez Blanco, sin olvidarme de la importancia que para el desenlace de la trama tiene Caravaca En la contraportada se informa que La ruta turístico-literaria “Los Tres Castillos de la Frontera” está basada en esta novela.

A través de las localizaciones que acabo de mencionar, el lector conocerá a una serie de personajes bien construidos por el autor, de entre los que sobresale la figura de Alfonso Fajardo el Bravo, conocido también como el Malo, por la fiereza que mostraba a la hora de enfrentarse a sus enemigos, y de quien conoceremos algunos episodios históricos en los que intervino, como la batalla de Los Alporchones, y algunos episodios de su faceta como hombre de letras, bien a través de escritos propios, o coplas en las que se hablaba de él. Sin duda alguna, es un personaje que no resultará indiferente al lector porque encontrará en él rasgos que lo hacen atractivo, y que lo difieren de los estereotipos de la época. El lector conocerá también a la hermosa y misteriosa Yamileth, o a Abd El Karim, que también desempeñará un papel destacado en la trama, sin olvidarme del capitán Gonzalo, o Diego Fajardo, hijo del ya mencionado Alonso Fajardo, siendo el lector testigo de encuentros tensos entre ambos.

El abismo en la frontera es una novela escrita con un estilo directo, y un lenguaje sencillo y cuidado, que tiene un ritmo de lectura fluido. El lector comprobará cómo a lo largo de los capítulos el autor hará referencia a ese abismo en la frontera, «ya no solo aquella que defendieran fieros guerreros cuyos nombres también recupera el autor. También es el abismo de la vida a cuyos protagonistas se asomarán, a riesgo de caer en las profundidades de sus pensamientos y almas». El lector comprobará a través de sus páginas cómo «la pasión, el odio, la ira y el amor, la intriga y la tradición, los aromas y los sabores de las culturas que fraguaron aquella tierra de frontera». El lector disfrutará a través de esta novela de una visita guiada a través de las localizaciones por las que se mueven los personajes y «con una puesta en escena de la trama orientada a seducir al público como si estuviera admirándola en un teatro» . 


Biografía:



Francisco José Motos Martínez nació en Lorca (Murcia).

Su vocación más temprana fue la del periodismo. Diplomado Universitario en Gestión de Empresas y posgrado Universitario en Dirección Estratégica. M. B. A. en Economía.

Tras la publicación de su primera y exitosa novela, “El perseguidor de sueños”, se sumerge por completo en el mundo de la escritura. En esta etapa se publica “La estación del destino”, “La traición de un sueño”, “El abismo en la frontera” y numerosos trabajos de libros conjuntos. Así mismo empieza a dirigir teatro.

Es también guionista de series de televisión.

Ha impartido varios cursos de creación literaria

Ha promovido algunos premios de literatura.

Es miembro del CAL (Centro Andaluz de Las Letras) y columnista de varios periódicos: El Sol de Lorca, Vagamedipress, La actualidad y muchos otros.

Colaborador habitual de varios medios de comunicación: La 7 TV, Cadena SER y otros.

Escritor para vivir, escribir para sentir. Leer para ser libres, es su lema.

Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía del autor, tomados de la web de la editorial. Lámina de Alonso Fajardo el Bravo, tomada del diaro laverdad.es, así como la fotografía de Francisco José Motos. Imagen del Castillo de Xiquena, de Wikipedia. Fragmentos resaltados en cursiva, tomados del prólogo de la novela. 























11 comentarios:

  1. ¡Hola Paco! así a simple vista pinta bien, para mí siempre las novelas estás pinta bien desde el principio, las portadas son atractivas, las historias parecen buenas, pero es que luego me da una pereza que no te lo puedes imaginar, el género se me hace muy pesado 😒 yo no sé como para algunas cosas no tengo pereza ninguna, parece además que tenga azogue y que me han puesto un petardo en el culo y sin embargo para otras, la pereza me puede 🙄

    Besitos carinyet 💋💋💋

    ResponderEliminar
  2. Tiene muy buena pinta aunque estoy con una novela de este tipo y me espera otra en la estantería,lo pensaré.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. A mí me has dejado muy intrigada con esta novela. No es normal que una novela de ficción histórica se mezcle con temas "distópicos" aunque sea solo en la mente del lector.
    Voy a cotillear más y veré qué hago
    Gracias

    ResponderEliminar
  4. Pues tiene muy buena pinta y ya sabes que me gusta el género, así que me lo llevo apuntado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. A mi la ficción histórica me gusta aunque este año tengo que reconocer que estoy un poco vaga para este género, sin embargo lo que comentas de distopia como a Carmen me llama la atención, tomo nota por si se cruza en mi camino. Besinos.

    ResponderEliminar
  6. Curiosos ese apunte de novela histórica con punto de distopica. Original las fronteras dan mucho juego Paco.

    ResponderEliminar
  7. Seguro que me gustaría pero este año ando tirando de pendientes de la estantería o me comerán, y tengo mucha histórica acumulada, jeje

    Bs.

    ResponderEliminar
  8. Tengo varias del género pendientes, así que creo que este lo dejaré pasar...
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Francisco, por esta recomendación. Cada día me interesan más las novelas sobre nuestra historia. Me la apunto sin dudarlo. Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Es un género que ahora mismo no me apetece, y sé que me costaría. DE momento lo dejaré pasar.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  11. Este tipo de libros siempre me llaman la atención y me parece muy curioso, como ya se ha dicho antes, la mezcla de novela histórica con un punto de distopía. Me la llevo apuntada porque barrunto que acabaré leyéndola. Besos.

    ResponderEliminar