miércoles, 9 de mayo de 2018

Juegos de cloaca, de Jon Arretxe

























Datos técnicos:


Título: Juegos de cloaca
Título original: Estolda jolasak
Autor: Jon Arretxe
Traducción: Cristina Fernández
1ª edición: Noviembre/2015
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-9109-052-6
Nº pág.: 208


Sinopsis:


Touré toca fondo, nada le motiva para seguir vivo. El dolor le ciega y su deseo de venganza le arrastra a cometer acciones por las que acabará siendo deportado. Lo que él no se imagina es el destino que le espera en su África originaria. Allí se reencontrará a sí mismo en una cultura y una sociedad en las que aún se reconoce, a pesar de que ya no es el mismo hombre que un día salió en busca de un futuro mejor. La hospitalidad africana se encarna en personajes como Alou, Aisha o Yakouba. Ellos acompañarán al burkinés en esta nueva etapa en la que el leitmotiv seguirá siendo el instinto de supervivencia, especialmente ante la gran amenaza que se cierne sobre el protagonista, quien se verá obligado a emprender una huída frenética.
El periplo obligado de Touré es la coartada perfecta para que Jon Arretxe nos hable de esa tierra que admira, África. El detalle con que cuenta el día a día de sus habitantes, de sus tradiciones, nos hace sentirla, olerla, amarla.



Opinión Personal:



Quien leyó alguna de las novelas que conforman la saga protagonizada por el peculiar detective Touré, seguro que quedó prendado de este personaje. Mi primera toma de contacto con él fue con la lectura de Sombras de la nada (reseña), título anterior a la novela que hoy reseño. Por eso, hoy comento mis impresiones sobre Juegos de cloaca, la nueva entrega protagonizada por este carismático personaje, que sin duda alguna recomiendo. Y, pese a formar parte de una saga, se puede leer perfectamente sin tener que haber leído las anteriores, porque Jon Arretxe ofrece al lector, a lo largo de las doscientas cuatro páginas que la conforman, pinceladas de lo que le sucedió a Touré en el título anterior, así como también nos presenta a quienes se relacionan con él en el barrio de San Francisco, conocido como la Pequeña África, porque en él viven inmigrantes procedentes del continente africano, o de otros países que, y que tienen un muy difícil acceso a lo que se conoce como el Bilbao Blanco.
(Paso del Nazareno-San Francisco-Bilbao)
Juegos de cloaca es una novela que se lee en un suspiro; o, mejor dicho, el lector suspira cuando lee esta novela, ante las adversidades que rodean a este detective que, como adelanta la sinopsis, tocó fondo y nada le motiva para seguir vivo. Por eso, Jon Arretxe atrae nuestra atención desde el primer capítulo, porque tal y como el narrador va relatando los episodios que en él tienen lugar, da a entender que algo va a ocurrir en el momento en el que aparece la figura de este espigado personaje, tras conocer su presencia en el momento en el que desfila el paso de El Nazareno por las calles de la barriada de San Francisco. Touré busca venganza tras la muerte de su hija, pero verá cómo finalmente es deportado, aunque en lugar de llevarlo a su país de origen, Burkina Faso, se sorprenderá porque su viaje termina en Bamako.

Desde el momento en el que Touré desembarca en el aeropuerto de la capital de Malí, Bamako, el lector seguirá con interés los episodios que tienen lugar en torno a este personaje. Y es que Touré vuelve a tener ante sí un futuro incierto, como ya lo tenía en Bilbao, lo que le llevará a tener que buscarse la vida nuevamente, al encontrarse en un país que no era el suyo de origen, Burkina Faso, y en el que no tenía contacto con nadie que le pudiera ayudar. Pero a este peculiar detective no lo abandonan quienes le arropan en la Pequeña África. Uno de los que viven con él en el piso patera de la capital vizcaína, Osman, le pone en contacto con Alou, un policía de la BUMDA, la oficina de Bamako para la protección de derechos de autor. Desde ese momento, los episodios se sucederán, principalmente en Bamako, pero siempre atento a lo que suceda en Bilbao. Y es que a lo largo de la novela estará muy presente el contacto entre Touré y quienes viven con él en la barriada de San Francisco, bien de forma directa, o bien a través de lo que relata un narrador omnisciente. 

Pese a la corta extensión de Juegos de cloaca, el lector se encontrará con una novela muy dura, en la que podrá comprobar hasta dónde puede llegar la maldad que anida en el lado más oscuro del ser humano, incluso en aquellos de quienes dudamos sean capaces de hacer daño a sus semejantes, pero que la necesidad de supervivencia les obliga a actuar de la forma en que lo hacen. En ella me encontré con episodios propios de lo que acostumbro a llamar novela negra genuina, lo que para mí supuso un mayor aliciente. Jon Arretxe atrae la atención del lector utilizando dos voces narrativas, una omnisciente y otra en primera persona, para completar entre ambas todo lo que sucede a lo largo de los siete capítulos titulados en que está estructurada la novela, siendo el nombre de alguno de los personajes que tienen mayor relevancia en la trama los que encabezan cada uno de los seis primeros capítulos. En este sentido, el lector juega con ventaja con respecto al protagonista en algunas fases de la narración, porque vive de forma muy directa todo lo que ocurre en la Pequeña África, para lo que el escritor basauritarra utiliza un narrador omnisciente y en presente, con lo que la intriga y tensión narrativa estarán muy presentes cada vez que intervenga, sobre todo teniendo en cuenta la figura que predomina en esas escenas, como es el caso del policía que tiene a su cargo las cámaras de vigilancia de esta barriada de Bilbao. El narrador en primera persona es el propio detective Touré, que relata todo lo que le sucede desde el momento de su detención, hasta su deportación a Malí, y los episodios que tendrán lugar en Bamako.
(Bamako, capital de Malí)
En lo que a ambientación se refiere, me sentí realmente transportado a las localizaciones de la capital maliense por las que se mueven los personajes que acompañarán a Touré, desde el momento en el que es acogido por Alou en Bamako, sin olvidarme de los rincones ya conocidos del barrio de San Francisco. A los personajes ya conocidos en títulos anteriores de esta saga, se unirán otros que compartirán infortunios con este detective; incluso alguno de ellos pagará con su vida desde el momento en el que Touré vuelve a tener contacto con la mafia nigieriana, de la que creía haber escapado tras ser obligado a abandonar territorio español. A través de una galería de personajes bien construidos y muy vivos, nos podemos hacer una idea de cómo es el día a día en una ciudad como Bamako, en donde el tiempo y la vida de sus habitantes parece transcurrir de una forma totalmente distinta a la nuestra, sobre todo entre la población que tiene que buscarse la vida como puede para subsistir, o tengan unos ingresos de dudoso origen, que complementen a los sueldos que perciben, como se podrá comprobar en algunos personajes de la novela.

Juegos de cloaca es una novela dura en varias fases del desarrollo de la trama, como la vida que acompaña a los inmigrantes que buscan fuera de su país un futuro mejor, tras el engaño al que son sometidos por las mafias que se aprovechan de su infortunio. Jon Arretxe no se anda con rodeos a la hora de describir las escenas que ofrece al lector, en las que utiliza un estilo directo y efectivo. El lector tiene ante sí una novela corta, pero al mismo tiempo absorbente. La tensión narrativa está muy presente en la trama, lo que redobla el interés por todo lo que sucede a lo largo de los capítulos. Los episodios que se suceden entre Bilbao y Bamako mantendrán en vilo al lector a lo largo de los capítulos, y y será testigo de cómo resuelve Touré su relación con la mafia nigeriana, cuyos tentáculos se extienden hasta donde haga falta para solucionar los problemas que tienen con quienes mantienen algún tipo de relación con ellos.




Biografía:


Jon Arretxe (Basauri, 1963), es doctor en Filología Vasca, licenciado en Educación Física y ha completado, en los conservatorios de Bilbao y Vitoria, sus estudios de piano y canto.
Este polifacético y exitoso autor tiene la creación literaria por oficio, pero también ofrece conferencias sobre sus libros o viajes, y además canta ópera, siendo integrante de los coros de ópera de Bilbao y Pamplona.
Desde la publicación de su primera obra, en 1991, su producción combina principalmente la literatura de viaje (7 Colores, Tubabu, El sur de la memoria...) y la novela negra (Shahmarán, La Calle de los Ángeles...). A este género pertenece Sueños de Tánger, trabajo publicado en la colección Cosecha Roja.

Nota: Datos técnicos, sinopsis, biografía del autor, y fotografía de Jon Arretxe, tomados de la web de Erein. Imagen del paso del Nazareno en Bilbao, tomada de la web de elcorreo.com, y la fotografía de Bamako que acompaña al cuerpo de la reseña, de Wikipedia. 







9 comentarios:

  1. La editorial Erein tiene muy buenas novelas. No conocía al personaje de Touré ni he leído nada de Arretxe, pero he leído buenas reseñas de sus novelas, así que tengo que lo tengo como lectura obligada. Sorprende que haya escogido África como escenario, ya que no es muy habitual. Tiene muy buena pinta por lo que nos has contado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues no conocía a Touré yo tampoco y me parece un personaje interesante.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. PUes a ver quién te dice que no, con esta reseña. Yo no. Yo me la llevo muy bien apuntada.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo contigo Paco, a mí Arretxe me tiene cautivada, es uno de esos autores de novela negra vasca que se ha abierto paso y ha sabido quedarse, Touré me tiene cautivada, me encanta y y esta novela es buenísima, qué quieres que te diga 😊

    Besitos carinyet 💋💋💋

    ResponderEliminar
  5. NO tengo remedio. Fijate que tengo un libro de este autor en la estantería y no sabría decirte si es éste o el anterior. Lo miraré y será uno de esos que ando recuperando este año de la estantería. Gracias por la recomendación.

    Bs.

    ResponderEliminar
  6. No lo conocía, pero le echaré un vistazo a ver
    Besos

    ResponderEliminar
  7. No hago más que ver reseñas de la cosecha negra de esta editorial y de descubrir nuevos autores y personajes... A este detective Touré que nos presentas no lo conocía todavía pero a la vista está que merece mucho la pena. Uno más que hay que apuntar.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  8. Pues pinta bien, no me importaría echarle un ojo a ver. Aunque poco tiempo tengo.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  9. Es un escritor con el que tengo ganas de probar. Un besote!

    ResponderEliminar