viernes, 23 de diciembre de 2016

El hombre invisible, de H. G. Wells





















Datos técnicos:


Título: El hombre invisible
Autor: H. G. Wells
Editorial: Planetalibro
Obra Dominio Público
Formato: Ebook
Nº Pág.: 107 (en pdf )



Sinopsis: Jack Griffin, joven investigador a la búsqueda de algo revolucionario en el campo de la ciencia, experimenta sobre sí mismo un suero para hacerse invisible, probado antes en animales y cosas. También en él da resultado. Su nueva naturaleza, lejos de acarrearle ventajas, le empuja a grandes peligros originados por su excesivo poder.



Opinión Personal:


Actualmente, no soy muy dado a la lectura de novelas de ciencia ficción. No es que no me guste. No. Es que la ciencia ficción que se ofrece al lector hoy día no se me hace atractiva, porque mis incursiones literarias en este género se centran en los autores clásicos, y más concretamente en Julio Verne, para mí uno de los grandes genios que ha dado la literatura. Esta novela que reseño en mi blog es la primera que leo de H. G. Wells. Hasta ahora, sus obras las conocía a través del cine, pero tras disfrutar con la lectura de El hombre invisible, estoy seguro de que leeré alguno de sus renombrados títulos que me faltan por conocer.

Lo primero que me llamó la atención de El hombre invisible fue la forma en la que H. G. Wells nos cuenta la historia: se dirige directamente al lector como si fuera su confidente. Más que contada por un narrador omnisciente, me dio la impresión de que lo hacía el propio autor en primera persona, como si hubiese presenciado directamente todo lo que le ocurrió al protagonista y tomara la decisión de hacerlo público porque veía que era una historia atractiva que merecía la pena ser conocida. Creo que acertó el autor al elegir esta forma de narrar porque así surte más efecto en el lector, ya que lo implica más en el desarrollo de la trama y, en mi caso, lo ha conseguido. Quizás el único pero que le pongo a la narración sea las interrupciones que me encontré en algunos capítulos para explicar hechos ocurridos que él cree necesario hacerlo. También resaltaría el carácter científico que adopta en algunos momentos al dirigirse a otro de los personajes, el doctor Kemp, lo que me imagino que para muchos lectores sería un tanto tedioso. Pero, pese a estos pequeños inconvenientes, merece la pena darle la oportunidad a una historia atractiva, en la que la intriga y las dosis de acción invitan a pasar un buen rato con su lectura.

Pese a lo comentado en el párrafo anterior, El hombre invisible es una lectura que se hace amena, fluida y dinámica. Incluso diría que invita también a reflexionar ante las investigaciones que hace la comunidad científica, ya que sus descubrimientos pueden beneficiar o perjudicar a la humanidad. Esto lo vemos hacia la mitad de la novela: me resultó interesante el diálogo entre Griffin y el doctor Kemp ante el relato que el primero le hace a éste sobre su descubrimiento. En mi modesta opinión, entiendo que el doctor Kemp es utilizado por H. G. Wells como el contrapunto a Griffin, alguien que utilizaría este descubrimiento para fines distintos a los que se propone el protagonista.
(fotograma película El hombre invisible)
En esta novela de H. G. Wells destacaría también el perfil de los personajes, bien construidos. A través de ellos el lector puede hacerse una idea de cómo era, sobre todo, la sociedad rural de finales del siglo XIX. Griffin, el protagonista, está magníficamente construido, sin olvidarnos de una serie de secundarios que desempeñarán una función crucial para el desarrollo de la trama, como el doctor Kemp o Marvel.

En el párrafo anterior comento que estamos ante una novela dinámica. No solo porque no dejan de pasar cosas a lo largo de los capítulos, sino también por la movilidad espacial que hay en ella y por la viveza de los diálogos, en claro equilibrio con las descripciones que nos ayudan a hacernos una idea de cómo son las localizaciones por los que se mueven los personajes. En este sentido, destacaría el comienzo de la novela, en donde nos encontramos a Griffin en Iping, en un pueblo de Sussex (Inglaterra). A partir de ese momento se suceden unos episodios que logran mantener nuestra atención y que nos llevará hasta un final incierto, porque no tenía claro qué era lo que iba a pasar con el hombre invisible y el cariz que estaban tomando sus pretensiones.

Como suele ocurrir en la gran mayoría de los clásicos, El hombre invisible es una novela que sigue muy de actualidad por la temática que en ella trata y, sobre todo, por la lectura que se puede hacer de su contenido, claramente aplicable a nuestros tiempos. No parece que haya sido escrita en 1897.


Biografía:


Nació en Bromley, Kent, como el tercer hijo varón de Joseph Wells y su esposa Sarah Neal. La familia, de la empobrecida clase media-baja de la época, lo llamaba Bertie. Tenían una tienda nada próspera comprada gracias a una herencia, en la que vendían productos deportivos y loza fina.
Un accidente infantil por el que se rompió la tibia y su larga convalecencia lo obligaron a permanecer durante meses en reposo. Con ocho años de edad, esta impuesta quietud propició el descubrimiento de la lectura y en particular, guiado por su padre, de autores como C. Dickens o W. Irving.
Cuando su padre sufrió un accidente que le impidió ganarse la vida como lo había hecho hasta entonces, Herbert y sus hermanos comenzaran a emplearse en diversos oficios. Fue así como, entre 1881 y 1883, llegó a ser aprendiz de una tienda de textiles llamada Southsea Drapery Emporium: Hyde's, experiencia que se ve reflejada en sus novelas.
En su juventud, Wells recibió una beca para poder estudiar biología en la Normal School of Science de Londres, y alejado del humanismo clásico, se situó en una posición más cercana a las ciencias, que le proporcionó buena parte de la energía creadora que nutrió su trayectoria como novelista.
Debido a su falta de recursos económicos, tardó varios años en licenciarse. Poco después, debido a problemas físicos, decidió dedicarse a la escritura de manera constante.
Durante 50 años escribió más de 80 libros. Su producción podría dividirse en tres etapas: la de novela científica, la familiar y la sociológica. La novela científica comenzó con el fin de la Segunda Guerra Mundial y se convirtió pronto en un género popular, y las escritas por Wells son obras maestras del género gracias a su interés científico, así como a sus sólidas estructuras estilísticas y a su prodigio imaginativo. Basta como ejemplo la primera de ellas, La máquina del tiempo (1895), en la que el inventor de la máquina puede viajar hacia el pasado o el futuro con un sencillo movimiento de palanca.
Fue miembro de la Sociedad Fabiana. Acosado por los achaques físicos que le habían perseguido a lo largo de toda su vida, tuberculosis y lesión de riñón, se refugió durante sus últimos años en su finca de Easton Glebe, dedicado a la revisión de sus obras completas.
H.G. Wells falleció el 13 de agosto de 1946 en Londres.

Nota: Datos técnicos y sinopsis tomados de la web de Planetalibro. Imágenes que acompañan al cuerpo de la reseña, de google imágenes. Biografía, tomada de www.elresumen.com



17 comentarios:

  1. No la he leído, pero no me importaría.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. No la veo para mi, no creo que sea de mi estilo

    ResponderEliminar
  3. Una gran novela clásica, desde luego.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. No leo casi nada de ciencia ficción. Alguna he leído por recomendación de personas especiales pero poco más.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  5. No he leído este clásico pero tampoco me atrae mucho la verdad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo con tu opinión sobre Julio Verne y la ciencia ficción!
    También estoy de acuerdo con el autor utiliza un narrador con las características que comentas... creo que un narrador que se dirige directamente al lector lo hace más partícipe de la historia...
    Me parece un clásico interesante, a tener en cuenta...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. ¡Cómo disfrutábamos con las pelis del Hombre Invisible! Toooodos queríamos serlo y así poder entrar en las jugueterías, kioskos de chuches...¡Qué ilusos! jaja. No soy muy de ciencia ficción yo tampoco, pero en caso de Wells, y esta novela en cuestión, es distinto, tal vez porque fue un regalo de alguien especial en un momento particular.

    Todos deberíamos leerla, al igual que otros tantos clásicos, independientemente de si el género nos gusta más o menos, creo que es un referente a tener siempre en cuenta.

    ¡Bon Nadal!
    Besos

    ResponderEliminar
  8. hpola lector indiscreto! mira lo que te trajiste! yo he visto la pelicula, pero no encontre el libro. quedo fantastica. gracias y un enorme saludobuho.

    ResponderEliminar
  9. No soy de este tipo de historias pero creo que con esta podría animarme
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Lo leí en mi adolescencia y me gustó mucho. Buen clásico elegido.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. He visto la pelo, así que me apuntó el libro. De Wells solo ha leído la guerra de los mundos. Besinos y Felices fiestas.

    ResponderEliminar
  12. Lo tengo pendiente, quiero leerlo antes de leer el libro correspondiente de Félix j Palma
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Todo un clásico. Nunca he sido muy de ciencia ficción, aunque este no me importaría leerlo. Estupenda reseña.

    Un abrazo, feliz navidad ;)

    ResponderEliminar

  14. Hola :D, soy nueva en tu blog, te he seguido y me encantaría invitarme a que pases (y te quedes si te apetece) en el mío ^^

    Bueno, en primer lugar te felicito por la magnífica reseña que has hecho. Me gusta tu forma de exponer tu opinión sobre la novela y te he leído hasta el final (en algunos blogs me temo que se me hace más arduo). Yo aún no he leído nada de Wells, pero mi primera obra será La Guerra de los Mundos. Cuando vi la película me pareció que este hombre tiene buenas ideas y se puede encajar un poco en la ciencia ficción clásica (quizás distinta a la de Julio Verne, pero muy diferente también a las obras modernas -y en muchos casos juveniles para mi disgusto- que hoy se ofrecen). Quiero leerme el libro porque sé que será mejor a la película, además que tengo en casa una edición muy bonita. Este argumento en concreto no me llama mucho la atención, he visto también la película pero no sé, como que tengo ya muy trillada la historia. De todos modos, según cuentas de su dinamismo, el perfil de los personajes y demás elementos, puede ser que cambie de opinión.

    ¡Feliz Navidad!

    Te espero en La Reina Lectora

    ResponderEliminar
  15. Hola , me ha gustado la reseña, no lo descarto.

    ResponderEliminar
  16. Pues tras leerte no me cabe duda de que tengo que leer esta novela, del autor he leído La máquina del tiempo y La guerra de los mundos. También me gustaría leer La isla del Doctor Moreau.
    Felices fiestas, Paco :-)

    ResponderEliminar