miércoles, 18 de enero de 2017

La víspera de casi todo, de Víctor del Árbol


















Datos técnicos:


Título: La víspera de casi todo
Autor: Víctor del Árbol
Editorial: Destino
1ª edición: Febrero/2016
Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta.
Idioma: Castellano
ISBN: 978-84-233-5065-0
nº Pág.: 411

Sinopsis:

Germinal Ibarra es un policía desencantado al que persiguen los rumores y su propia conciencia. Hace tres años que decidió arrastrar su melancolía hasta una comisaría de La Coruña, donde pidió el traslado después de que la resolución del sonado caso del asesinato de la pequeña Amanda lo convirtiera en el héroe que él nunca quiso ni sintió ser. Pero el refugio y anonimato que Germinal creía haber conseguido queda truncado cuando una noche lo reclama una mujer ingresada en el hospital con contusiones que muestran una gran violencia.

Una misteriosa mujer llamada Paola que intenta huir de sus propios fantasmas ha aparecido hace tres meses en el lugar más recóndito de la costa gallega. Allí se instala como huésped en casa de Dolores, de alma sensible y torturada, que acaba acogiéndola sin demasiadas preguntas y la introduce en el círculo que alivia su soledad.

El cruce de estas dos historias en el tiempo se convierte en un mar con dos barcos en rumbo de colisión que irán avanzando sin escapatoria posible.

Una magnífica novela sobre la fatalidad de nuestras vidas, la resaca del pasado que vuelve sin tregua y la lucha incansable de las personas por volver a empezar y seguir siempre adelante.



Opinión Personal:

Soy poco dado a las lecturas de novelas que se han alzado con premios literarios de reconocido prestigio en nuestro país. De hecho, en más de una ocasión tuve que abandonar su lectura y, en ese momento, me preguntaba qué había visto el jurado de turno a la hora de concederle tan preciado galardón. Y lo que más me llamaba la atención es que, en más de una ocasión, me sorprendía el que tuviese más calidad la novela que había quedado finalista pero que, sin embargo, no había alcanzado la gloria deseada.
(Escultura de Breogán-Paseo Marítmo de A Coruña)
La víspera de casi todo es la primera novela que leo de Víctor del Árbol (Barcelona, 1968). Sí, pese a lo que comenté en el párrafo anterior sobre determinados premios literarios, he de reconocer que me gustó la novela en su conjunto y que la recomiendo sin dudarlo. Pero también he de admitir que estuve a punto de claudicar cuando había leído tan solo el primer cuarto de la misma. Y es que me daba la impresión de que la trama no avanzaba mucho, pese a que comienza como a mi más me gusta que comiencen las novelas: por el desenlace, pues sabemos lo que le ocurrió a Germinal Ibarra y por qué está en La Coruña. Y también nos encontramos con una mujer que dice llamarse Paola, que está ingresada en un hospital con contusiones que muestran una gran violencia. Quizás el hecho de no haberme adaptado desde el principio al estilo narrativo del autor pudo haber influido en que no me atrapase desde un primer momento el desarrollo de la trama. Pero es a partir de un episodio puntual que ocurre en ese límite en el que dudé entre continuar o abandonar la lectura, que me hace ver la historia que me cuenta con otros ojos y empiezo a disfrutar de su narrativa. Lo que si está claro es lo que dicen quienes han leído alguna de sus novelas, o todas, ya que afirman que Víctor del Árbol tiene un estilo muy particular, muy suyo. Y es que su prosa es muy efectiva, muy directa, en la que no caben los circunloquios, las frases vacías, los diálogos que no conducen a ninguna parte, sino que logra captar la atención del lector en cada episodio que nos relata con esa intensidad narrativa que les confiere y que sabe cómo transmitir las sensaciones, emociones y pasiones que anidan en los personajes

A lo que acabo de comentar en el párrafo anterior, creo que habría que hablar del contenido de la historia que nos ofrece y de ese carácter tan tremendista que rodea a los personajes, de quienes nos presenta el lado más oscuro. Víctor del Árbol nos ofrece unos personajes construidos con mucha fuerza, muy complejos y con un fondo psicológico con el que logra que los conozcamos a la perfección. Creo que consigue unos personajes que se hacen inolvidables para el lector, carismáticos. Y, en mi modesta opinión, estudia bien las localizaciones que mejor se adaptan a las circunstancias propias de cada uno de ellos. En este sentido, parece que últimamente está muy de moda en la narrativa española utilizar como localización la Costa da Morte. Y no me extraña, porque ese rincón de Galicia es idóneo para situar la trama de algunas novelas. En este caso, el autor elige un rincón ficticio, como es Punta Caliente, pero que en un encuentro con los medios de comunicación en Muxía ha explicado que «visitó este espacio agreste hace diez años y le enamoró su atmósfera que es el fin de todo y donde el tiempo no importa, convencido de que el paisaje forma caracteres y al final uno acaba mimentizándose con el lugar en el que vive». Pero el lector se trasladará también, en el espacio y en el tiempo, a otras localizaciones, como La Coruña, Málaga, Barcelona, Alemania y Argentina.
(Juan Gelman-poeta argentino)
Quizás sea ese tremendismo que acabo de mencionar el que haga que se encuadre a La víspera de casi todo como novela negra, aunque el lector podrá comprobar que hay en ella otros ingredientes que permitan catalogarla perfectamente como narrativa, cajón de sastre en el que encuadramos una novela cuando no tenemos claro el género en el que encasillarla, pues nos encontraremos con episodios de claro trasfondo histórico, así como también con escenas que tienen una marcada influencia gótica, sobrenatural. Y es que, pese a que hay una investigación policial a lo largo de la novela, creo que no es su hilo principal, sino lo que más atraerá al lector es el pasado y los fantasmas que atormentan a los personajes. Y aquí quería resaltar que terminó por conquistarme el trasfondo histórico de la novela: la dictadura militar de Videla y la Guerra de las Malvinas, que afectó a una parte de los personajes Oliverio, Mauricio y la Pecosa— y de una forma u otra, en los demás que forman parte del entramado de esta novela.

Encontré en La víspera de casi todo una novela muy literaria, en la que Víctor del Árbol ofrece al lector un trabajo impecable con los recursos narrativos que utiliza, cuidando los detalles en todo momento para que la trama que nos ofrece absorba nuestra atención. Sabe cómo alternar los tiempos narrativos para que lo que nos cuenta un narrador omnisciente surta el efecto deseado en el lector. Si bien la lectura se me hizo un tanto pausada, tal y como avanzaba el desarrollo de la trama, me invitaba a continuar leyendo, una vez salvado el escollo que comenté en el segundo párrafo de esta reseña, lo que me sorprendió que llegase al desenlace en un plazo inferior al tiempo que tenía más o menos estipulado para ello.

Víctor del Árbol construye una novela muy compleja, no solo por la estructura de la misma, sino también por el conjunto de las subtramas que la conforman, pero que el autor logra formar con ellas un todo compacto, un verdadero puzzle en el que encajan perfectamente todas las piezas, ya que cierra bien cada subtrama a medida que nos vamos acercando al desenlace de la misma. Y es que no son solo esas dos historias que se mencionan en la sinopsis las que atraen nuestra atención, sino que cada uno de los personajes que desfilan por sus páginas tiene su historia propia, con lo enriquecen la novela.

La víspera de casi todo es una novela escrita de forma exquisita, en donde conoceremos el lado más oscuro de los personajes, a quienes el pasado les persigue allá donde vayan para seguir su presente y en donde vemos cómo la amistad que se fraguó en algunos de ellos se transforma en un profundo rencor.


Biografía:



Víctor del Árbol (Barcelona, 1968) fue mosso d’esquadra desde 1992 hasta 2012, cursó estudios de Historia en la Universitat de Barcelona y colaboró como locutor en Catalunya Sense Barreres (Radio Estel, Once). Es autor de las novelas El peso de los muertos (Editorial Castalia, Premio Tios de Novela 2006), El abismo de los sueños (inédita, finalista del XIII Premio Fernando Lara 2008) y La tristeza del samurái (Editorial Alrevés, Prix du Polar Européen 2012), traducida a una decena de idiomas y bestseller en Francia. Sus últimas obras son Respirar por la herida (Editorial Alrevés, finalista en el Festival Internacional de Cine Negro de Beaune 2014 a la mejor novela extranjera) y Un millón de gotas (Ediciones Destino, ganadora en 2015 del Grand Prix de Littérature Policière y premiada como la mejor novela policial extranjera por el Magazine Lire).

Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía del autor, tomados de  Planetadelibros. Imágenes que acompañan al cuerpo de la reseña, de google imágenes, al igual que la fotografía de Víctor del Árbol (cultura.elpaís.es). Fragmento resaltado tomado de la web de farodevigo.es


29 comentarios:

  1. No empezaste bien pero veo que al final te conquisto.

    ResponderEliminar
  2. A mí también me ha ocurrido alguna vez que una novela que se me hacía cuesta arriba terminase siendo una lectura inolvidable. He visto esta novela en la biblioteca pero no me había animado a cogerla. Creo que no tardaré en ver si el estilo de este escritor es lo mío o no

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me encantó esta novela. La verdad es que todas me han gustado aunque quizás la que más fue Respirar por la herida. Pero lo dicho, todas :) Excelente reseña Paco!!!

    Bs.

    ResponderEliminar
  4. Paso de puntillas que la estoy leyendo.Es verdad que Víctor tiene una prosa y manera particular de hurgar en el dolor. La víspera me gusta, aunque tiene otras más buenas.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me alegra que remontaras con ella, Paco. Yo te aconsejaría Un millón de gotas o La tristeza del samurai. Para mí la primera es sencillamente brutal, una novela durísima y a la vez tan maravillosa, que no hay estrellas para calificarla.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Aun la tengo pendiente. Se la había encargado a muy librero y la tuve el mismo día que salio, pero aun no me puse con ella. De este año no pasa. Besinos.

    ResponderEliminar
  7. Ya te lo comenté por Twitter... Mis experiencias con este autor siempre han sido muy parecidas a la tuya. Lo bueno es que ya nos conocemos y sé que he de ser paciente porque luego merece la pena el esfuerzo. Ojalá te animes a leer "Un millón de gotas" de este autor, creo que te encantaría.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Compartimos impresiones sobre los libros que suelen ganar premios literarios... Sobre este libro en particular, todavía no me he estrenado con Víctor del Árbol, pero en la estantería tengo "El peso de los muertos", así que empezaré con ese en algún momento de este año. Tomo buena nota sobre ese estilo tan particular, aunque veo que al final te ha convencido plenamente.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  9. Fue una de mis mejores novelas del año pasado. Me gustó bastante, no había leído nada de este autor y me lleve muy buena impresión.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Una novela fantástica sin duda alguna. Víctor del Árbol nunca defrauda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. He disfrutado con varias novelas del autor y ésta la tengo en el punto de mira; me has convencido,
    saludos

    ResponderEliminar
  12. me gustó mucho este libro, bueno todos los del autor aunque mi preferido sigue siendo Respirar por la herida, tal vez porque fue el primero que leí de él.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Tan solo he leído una de sus novelas, pero me he quedado con la mosca tras de la oreja cuando comentas que te costó entrar en la historia y en el estilo narrativo del autor. Besos

    ResponderEliminar
  14. Me estrené con el autor con La tristeza del samurai, ahí descubrí unos personajes atormentados, que nos característicos del autor. Me apetece seguir descubriendo al autor pese a ese a lo que comentas de que estuviste a punto de dejar porque no pasaba nada. Gracias por la reseña. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. He leído otras de Victor y quizá esta no sea la mejor, pero sí que es muy buena. Me alegra que no te dieses por vencido y hayas disfrutado.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Paco yo aún no me estrené con el autor... Y mira que tengo sus libros en casa pero me ocurre que nunca le encuentro hueco. Besos

    ResponderEliminar
  17. Ya me ha cautivado...

    Gracias por la reseña!!
    Yolanda ❤❤❤

    ResponderEliminar
  18. Por fin te estrenaste con Víctor, pues ve leyendo todas sus novelas poco a poco que aunque tienen sus sello personal todas, tratan temas y épocas muy diferentes.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Fue mi estreno con el autor y me cautivó. A ver cuando me voy poniendo con el resto de sus novelas.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  20. Lo tengo. A ver si lo leo pronto. 😃

    ResponderEliminar
  21. La tengo en la estantería pendiente, que ya he leído dos novelas de este autor y me conquistaron por completo. Me alegra ver que también has terminado disfrutándola.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  22. Creo que consigue diferenciar bastante bien las distintas tramas, y la verdad es que con cada personaje podía haber escrito una novela.
    Te recomiendo "Un millón de gotas", a mi me pareció todavía mejor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Todavía no me he puesto con ela. No tengo perdón, no. Espero sacarle tanto partido como tú. Un beso!

    ResponderEliminar
  24. Me alegra que a pesar de ese inicio acabase convenciéndote pues Víctor del Árbol es uno de mis escritores favoritos. Su estilo y sus tramas son muy personales y sus personajes tienen mucha fuerza. No es ésta, sin embargo, mi novela favorita así que espero que te decidas a leer más cosas suyas
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Lo tengo pendiente en casa, a ver si me estreno con este hombre =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  26. Yo llegué a esta lectura con las expectativas muy altas después de la excelente impresión que el autor me había causado en Un millón de gotas, y ya sabemos lo que pasa cuando tus expectativas son tal altas...No voy a decir que no me ha gustado porque no es así pero un exceso de casualidades y una historia un tanto predecible han hecho que no la disfrutara como sus anteriores libros. Coincido contigo en la ambientación, un lugar magnífico.
    De todas formas Víctor del Árbol es un autor que recomendaría sin dudar.

    Abrazos.

    ResponderEliminar