martes, 28 de marzo de 2017

Tras la partida de caza, de Guy de Maupassant

















Título: Tras la partida de caza
Título original: Contes de la bécasse
Autor: Guy de Maupassant
Traductor: Carlos Ezquerra
Editorial Erasmus (Colección Clásicos en el presente)
1ª edición: febrero de 2012
Encuadernación: Rústica con solapas
Idioma: Castellano
ISBN: 978-84-92806-78-7
Nº pág.: 170

En este enlace se pueden leer los relatos que menciono en la reseña, y los que forman parte de este recopilatorio, así como otros de Guy de Maupassant. 



Sinopsis:

La mejor representación del universo de Maupassant; el autor se ofrece aquí por entero, con una desnudez, sinceridad y emoción únicas. No por casualidad, en efecto, se trata del único volumen suyo de relatos que no es fruto de una arbitraria selección sino que, al modo del «Decamerón», crea una estructura unificadora ?la comida tras la cacería, en la que se cuentan historias verídicas, mediante la cual, de un modo algo más festivo de lo habitual en él, va desgranando quintaesenciada su peculiar decepcionada concepción del mundo. A la manera de los espléndidos «Relatos de un cazador» de su admirado amigo Turgeniev.


Opinión Personal:


Quienes se pasan por este blog saben que disfruto con la lectura de un buen libro de relatos. Aunque, sin embargo, una de mis asignaturas pendientes, era leer un libro de relatos de un autor de los considerados como clásicos; si bien había leído alguno de forma aislada, nunca a modo de recopilatorio. Por eso hoy reseño este del autor francés, Guy de Maupassant, La partida de caza (Editorial Erasmus), que admiró desde muy joven a Flaubert, y a quien se le considera discípulo de Zola.

«El afortunado tomaba entonces las cabezas, una a una, y las tostaba en el candil. La manteca crepitaba, una a una, la piel dorada humeaba, y el elegido por la suerte mordía la grasienta cabeza sosteniéndola por el pico y dando suspiros de placer» (pág. 11). Este es un fragmento del primero de los relatos que aúna a los dieciséis restantes. Lleva por título La becada, con el que el autor invita al lector a que se adentre en su particular universo, a través de las historias que van relatando los distintos narradores, que se reunían en torno a la mesa del barón de Ravots, en cuya casa existía una antigua costumbre que se denominaba «El relato de la becada».
(Léon Hennique, amigo de Maupassant, a quien le dedica uno de sus relatos)
Buscando información sobre Maupassant, en un artículo de El Imparcial el autor del mismo dice que «La mayoría de sus tramas y de sus personajes proceden de una realidad más dura: historias y sucedidos que le cuentan los campesinos durante sus frecuentes estancias en Normandía, charlas de cama con sus múltiples amantes y, de manera especial, de las páginas de sucesos de los mismos periódicos y revistas en que aparecían sus cuentos».

El lector conocerá el mundo creado por este cronista de la época, porque Maupassant actuaba como tal en sus relatos y novelas, contadas con tal realismo que parece que sus narradores nos ofrecen historias verídicas. Y dentro del realismo, se tiene a Maupassant por uno de los máximos exponentes del naturalismo francés, ya que nos muestra la realidad que le rodea mostrándonos todos sus aspectos. De hecho, en algunos de sus relatos nos dará a conocer las costumbres de su región natal, Normandía:  Broma normanda «Cual una serpiente, la comitiva de invitados se deslizó por el patio. Los primeros que llegaron a la casa abrieron la cadena y se dispersaron por el interior, mientras que los últimos seguían entrando por la barrera abierta. Las zanjas se hallaban llenas de niños y de pobres curiosos»(63) o Un normando, «Ha inventado, sí, escuche y agárrese, el embriagómetro, el instrumento como tal no existe, pero las observaciones de Mathieu son tan precisas como las de un matemático. Le oirá usted decir: «Desde el lunes he pasado de cuarenta y cinco»(pág. 98), son un claro ejemplo de ello

Pero también nos contará escenas que guardan relación con la guerra franco-prusiana (1870-1871)La Loca «Al día siguiente, la criada, muy asustada, quiso vestirla, pero la loca se puso a aullar, zafándose de la ropa. El oficial subió enseguida y la criada, echándose a sus pies, le imploró: -¡No quiere, señor, no quiere! Perdónela, es tan desgraciada...» (Pág. 31); San Antonio,  y La aventura de Walter Schnaffs «Iba ahora de un lado a otro pensando en astucias, en explicaciones y engaños, y, de cuando en cuando, se aclaraba la boca con un trago de aguardiente para aliviar la angustia que le corroía el vientre»(pág. 152) muestran episodios relacionados con este conflicto bélico, aunque algunos de ellos vistos desde el lado más desenfadado, como estos dos últimos. En el de La Loca nos muestra el más lado más cruel de la este conflicto bélico

Pero también el lector comprobará cómo el lado misógino del autor también se verá reflejado claramente en sus relatos, en donde la mujer y el amor están muy presentes. En este sentido, llama la atención el hecho de que al personaje femenino lo encontremos, casi siempre, en espacios cerrados: El cerdo de Morin «Había pocos viajeros para el expreso. La locomotora silbó y el tren arrancó. Iban solos. Morin se la comía con los ojos. Tendría de diecinueve a veinte años; era rubia, alta y de porte desenvuelto. Se enrolló a las piernas una manta de viaje y se extendió sobre los asientos intentando dormir»(pág. 14), o Los zuecos: «Tal vez conviniese la colocación ésta para servir en casa del señor Omont, porque es viudo, su nuera no lo quiere, no tiene a nadie y puede sacarse mucho. Quizá no haríamos mal en enviar a Adelaida»(70) nos trasladan a tierras normandas.
(Jardines de Luxemburgo-París, en donde tiene lugar el relato Minué)
A través de todos ellos, Maupassant nos ofrecerá una visión muy particular de la sociedad de la época. Son relatos costumbristas, alguno de los cuales tienen un marcado carácter evocador, como el que lleva por título Minué, un exquisito relato cargado de nostalgia. «Iba allí casi todas las mañanas. Me sentaba en un banco y leía. A veces dejaba el libro sobre las rodillas y soñaba despierto, escuchando vivir París a mi alrededor y gozando del reposo infinito de ese vivero al estilo de otro tiempo. Pronto, sin embargo, percibí que no era el único que frecuentaba el lugar nada más abrirse las puertas. A veces me encontraba al final de un arbusto con un extraño viejecillo»(pág. 45).

Aunque también nos encontraremos con alguno en el que muestra su lado más desencantado con la sociedad, caso de En los campos: «Volvió una vez más y, en esta ocasión, trabó conocimiento con los padres. Luego, vino odos los días, siempre con los bolsillos llenos de chucherías y monedas. Se llamaba madame Henri d´Hubières»(pág. 115). Un relato que no deja indiferente, pero que por lo que se deduce de la narración del autor, a algunas familias no les quedaba otra solución para subsistir que actuar como actúan los personajes de este relato.

Tras la partida de caza es un conjunto de diecisiete relatos escritos con un lenguaje sencillo, sin artificio alguno, con un estilo muy directo que nos sumerge de pleno en la historia que nos ofrece en cada uno de ellos, en la que el autor describe detalladamente sus observaciones, actúa siempre desde la distancia, como un narrador omnisciente, aunque en algunos de ellos nos encontraremos con historias dentro de ellos relatadas en primera persona. Y esto que acabo de comentar hace que nos involucremos de forma absoluta en cada uno de ellos, y nos sintamos un personaje más del mismo. Cada uno de ellos está dedicado a personajes que, en algún momento de su vida, guardaron relación con Guy de Maupassant.  Sin duda alguna, un disfrute para los apasionados de este género y, quienes no gustan de ellos, tienen a través de estas pinceladas de Maupassant, un magnífico fresco de la época.





Biografía:



Guy de Maupassant nace en 1850 en Dieppe, (Normandía-Francia). Admiró de muy joven a Gustave Flauvert con quien trabaría amistad a los 17 años. Él le promocionaría como escritor, presentándole a celebridades literarias y empujándole a escribir en los periódicos.
Mientras trabajaba como funcionario del Estado, publicó su primer libro de éxito, Bola de sebo (1880), que entusiasmó a Zola. A partir de aquí, y hasta su temprana muerte en 1893 fruto, posiblemente, de una sífilis complicada con una enfermedad mental hereditaria, Maupassant escribió cinco novelas -entre las cuales está su obra maestra, Bel Ami-, cerca de 300 relatos y numerosas crónicas periodísticas.


Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía del autor, tomados de la editorial. Imágenes que acompañan al cuerpo de la reseña, y fotografía de Guy de Maupassant, de google imágenes. Fragmento de un artículo de Maupassant tomado del diaro El Imparcial. 








18 comentarios:

  1. Me encantan los relatos, así que me llevo el que nos presentas.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Aunque los relatos no me apasionen y no haya leído nada de este autor, no tiene mala pinta. Apuntado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Yo he leído algunos de estos, tengo un par de volúmenes de relatos del autor por casa y de vez en cuando cae alguno, y la verdad, suelen gustarme.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Estaba esperando tu reseña... de Maupassant tengo alguno en la estantería a la espera, pero esta compilación de relatos la tengo apuntadísima.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  5. Ya sabes que no suelo animarme con los relatos, pero me gusta mucho ver otros autores menos habituales por los blogs.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Bueno bueno, creo que ya te dije lo mucho que me gusta Maupassant, desde los 12 años que le leí por primera vez hasta ahora, lo habré releído una docena de veces, creo que tengo todas sus obras, creo que si, incluso tengo una edición de sus Cuentos Esenciales, comprado en la Feria del libro antiguo que perteneció a un tal Eliseo Balldovi en 1946...
    Muy buena reseña.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  7. No suelo disfrutar los relatos, así que no me animo.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  8. Los relatos me dan mucha pereza así que este lo dejo pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Aunque es un género que me encanta, no creo que me anime con este libro. Me parecen muchos relatos para tan pocas páginas, y cuando me sumerjo en una historia me gusta que haya cierta profundidad. De todas formas, leyendo en la biografía que has puesto, me ha llamado la atención que sea el creador de Bel Ami; si no recuerdo mal el año pasado vi la película.

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  10. No sabía de la existencia de este libro de relatos. No he leído nada del autor, pero parece muy interesante porque nos ayuda a conocer mejor la época y costumbres del momento. Un abrazo Paco

    ResponderEliminar
  11. Me encanta este autor. Actualmente, estoy leyendo Yvette de Guy de Maupassant y me está encantando. Al autor lo conocí con El Horla una obra totalmente diferente a Yvette y sin embargo ambas son fantásticas. La verdad es que tiene muchísimos relatos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. No me tienta de momento, pero lo voy a apuntar porque para el mes temático correspondiente podría ser una buena opción.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Me encanta Maupassant, tengo y he leído libros de él, pero este en concreto no, así que me lo apunto. Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. No he leído nada del autor y los relatos aunque me cuestan, suelo elegirlos en ocasiones. Tomo nota. Besos

    ResponderEliminar
  15. Yo lei hace un montón de años Bel Ami pero luego no seguí con el autor. Me apuntó este para tal vez leerlo mas adelante. Besinos.

    ResponderEliminar
  16. Tengo ganas de leer algo de autor. Pero lo voy dejando y al final nunca le hago hueco.

    ResponderEliminar
  17. Yo y el género no nos llevamos muy bien así que no creo que me anime
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Tomo nota del titulo y leeré alguno. Maupassant siempre me ha atraído.
    Saludos

    ResponderEliminar