martes, 31 de octubre de 2017

Otra vuelta de tuerca, de Henry James





Datos técnicos:


Título: Otra vuelta de tuerca
Tñulo original: The turn of the screw
Autor: Henry James
Editorial: e-artnow (enlace)
1ª Edición: 2014
Idioma: Español
Formato: Ebook
ASIN: B00JF6JZ2Y
Nº pág.: 212
Precio: 0,47€


Sinopsis:


Otra vuelta de tuerca, escrita por Henry James y publicado en 1898, es una historia de terror. Una joven inglesa llega a una vieja mansión en el campo para encargarse de la educación de dos niños. Poco después, descubre que estos reciben periódicas 'visitas' de un hombre y una mujer que habían muerto hacía mas de un año. Horrorizada, decide defender a los niños, interponiéndose entre los niños y los fantasmas.¿Es esta una historia de fantasmas o los fantasmas no existen más que en la mente enferma y perturbada de la institutriz?




Opinión Personal:


El año pasado se conmemoró el centenario del fallecimiento de Henry James, y fue la excusa perfecta para leer alguna de sus novelas. El título elegido para celebrar la efeméride fue Los papeles de Aspern, de cuya lectura me quedó un gratísimo recuerdo (reseña). Por eso, hoy doy a conocer mis impresiones sobre otra de sus novelas, Otra vuelta de tuerca.

Otra vuelta de tuerca es una novela de terror, pero no tal y como las que estamos acostumbrados a leer actualmente, sobre todo quienes frecuentan más a menudo este género literario. Y hago esta puntualización, porque a lo largo de los episodios hay escenas que son muy propias del género, como es la aparición de dos espectros de dos trabajadores de esa vieja mansión victoriana, lo que hará que el lector dé algunos respingos, pese a que en la narración se presiente su aparición, tal y como se va relatando los momentos precedentes a la misma; pero no por eso dejamos de sobresaltarnos, sobre todo por la forma en la que es relatada esa visión espectral. Henry James ensambla magníficamente estas escenas que acabo de mencionar con otras que tienen un marcado tono gótico, y con las que son propias de la época victoriana, aunque en esta ocasión entiendo que no se percibe crítica social alguna, sino que el lector comprobará a través de ellas cuál era el papel que desempeñaba la mujer en la época, teniendo en cuenta, sobre todo, su condición social: la señora Grose, que es el ama de llaves, y la institutriz, son un claro ejemplo de lo que acabo de comentar, porque en la forma de comportarse y en los diálogos que mantienen ambas, se presiente el origen social de ambas.

Ya adelanto que recomiendo la lectura de esta novela que hoy reseño, pero si no se ha leído nada de Henry James, recomendaría que empezara por Los papeles de Aspern, más cercana a lo que estamos habituados a leer, pese a no ser una novela comercial en sí, aunque el carácter metalitarario de la misma, y la ambientación invitan a su lectura. Aunque esto lo comento porque solo leí estas dos novelas del escritor estadounidense.

En mi modesta opinión, sobre todo teniendo en cuenta lo que acabo de comentar en el párrafo anterior, encontré que entre estas dos novelas hay puntos en común: los personajes están trazados con unos rasgos muy marcados, en los que sobresale su carácter psicológico; el hecho de que son muy pocos los personajes que emplea el autor estadounidense en ambas novelas: en esta que hoy comento son cuatro los que acaparan la atención del lector, porque el resto de ellos tienen el mero papel de figurantes; y, sobre todo, el estilo narrativo, que es muy rebuscado, denso, pero que, sin embargo, se vuelve absorbente porque la narradora logra que me implique con los episodios que me va relatando. Y, hablando de narrador, este es otro rasgo común a ambas novelas, porque en esta ocasión tampoco conoceremos el nombre de la institutriz, que es quien relata en primera persona todos los capítulos que se van sucediendo, y que conoceremos a través de otro narrador, también en primera persona, que hace las funciones de introductor.

En Otra vuelta de tuerca, el lector se encontrará también con elementos propios de una novela de misterio y policíaca, porque la institutriz realizará las investigaciones pertinentes para averiguar el porqué de esas apariciones, y qué funciones habían desempeñado los dos trabajadores de esa mansión victoriana cuyos espectros se manifestaban ante ella. Esta es la clave que nos vale para conocer a los cuatro personajes que conforman el elenco de quienes participan en la novela, porque el resto, o bien son símplemente nombrados, o desempeñan un mero papel de figurantes. Sobre la señora Grose, que es el ama de llaves; la institutriz, y Miles y Flora, sobrinos de quien la contrató, sobre los que recae el peso de la trama, cuyo desarrollo es como una bola de nieve cuyo volumen va aumentando a medida que se suceden los episodios, porque será el carácter psicológico de los personajes el que hará que veamos cómo su evolución toma unos derroteros que desembocarán en un final sorprendente —me imagino que a la gran mayoría de los lectores también—, y quizás un tanto precipitado.

Me pregunto todavía el porqué de este final. Quizás haya que buscar una explicación en los trascendentales diálogos vivos y muy interesantes entre la institutriz y la señora Grose, sobre todo en lo que ambas opinan de la relación que puedan tener los niños con los espectros, y en el hecho de que la señora Grose crea o no las revelaciones que le hace la institutriz sobre esas apariciones. Pero también tenemos que estar muy pendientes de la forma de actuar de Miles y Flora, porque su comportamiento ante la institutriz le hará entender que de alguna forma pueden ser conocedores de esas apariciones, e incluso diría que partícipes, por lo que se deduce de sus comentarios, y de las reflexiones que hace la institutriz al efecto. Seguro que al lector le llamará especialmente la atención el comportamiento de Miles con la institutriz, porque me daba la impresión de que actuaba tal y como si fuese un adulto, no como el niño que era. Incluso algunos diálogos que mantienen ambos dan a entender que entre ellos puede haber una relación que va más allá de la propia entre una institutriz y su pupilo.

Henry James tiene un estilo narrativo denso y retorcido, lo que hace que la lectura de sus novelas sea más bien pausada, creo que quienes gustan de leer novelas de terror, en las que están muy presentes rasgos góticos y psicológicos, en donde la intriga y la tensión narrativa incrementarán el interés del lector. Pese a las peculiares características de su estilo narrativo, el lector disfrutarán con este clásico que hoy reseño, considerado como el primer título en el que los fantasmas están presentes en la narración.


Biografía:


Henry James (Nueva York,1843, Londres, 1916) fue uno de los grandes escritores de finales del siglo XIX, conocido tanto por sus novelas y relatos cargados de tensión psicológica como por sus ensayos sobre teoría literaria.

James pasó la mayor parte de su vida en Europa, sobre todo en París y Londres, llegando a obtener la nacionalidad británica, aunque pasó su juventud en Estados Unidos, estudiando en universidades como Harvard y Cambridge, donde estudió Literatura.
Sus obras se caracterizan por una gran fuerza de los personajes y de su mundo interior, así como por la combinación de ideas y situaciones a caballo entre la vieja Europa y los Estados Unidos. A lo largo de su carrera, James escribió títulos tan conocidos como Otra vuelta de tuerca, Retrato de una dama, Los embajadores, La copa dorada o Las bostonianas.

James fue también crítico literario, y se adentró en el mundo del teatro, tanto en la crítica como en la propia dramaturgia.

Varias de sus novelas y relatos han sido adaptados al cine con gran éxito, como Otra vuelta de tuerca, La heredera, La copa dorada o Las bostonianas.

Nota: Datos técnicos y sinopsis, tomados de Amazon. Biografía de Henry James, de Lecturalia. Fotografía del autor, de Wikipedia. 










20 comentarios:

  1. A mí me gustó mucho y además lo tengo en una edición preciosa ilustrada por Fernando Vicente. Lo que tengo claro es que este autor no es para todo el mundo, pone al límite la paciencia del lector en muchas ocasiones.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. A mi me sorprendió también en Los papeles de Aspern, y aunque sea una lectura rebuscada creo que esta novela también me gustaría, ya por esa intriga y rasgos góticos. No conocía la novela. Gracias por reseñarla. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Tengo esta novela pendiente desde hace años, puede que sea una buena lectura para esta noche... gracias por recordármela :-)
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Del autor solo he leído Los papeles de Aspern y me fascinó, especialmente la profundidad de sus personajes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me gustó mucho esta novela jugando tanto con lo ambiguo. También la recomiendo :-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hoy mi querido Paco me quito el sombrero, hago una genuflexión y te beso la mano ¡Pedazo libro has traído! para mi uno de los mejores que existen del género de todos los tiempos, creó escuela y hoy muchos escritores siguen su estela.
    La reseña, fabulosa.

    Un besote grandote!

    ResponderEliminar
  7. Lo quiero leer sin duda, Lo mismo me lo guardo para el año que viene que este Halloween tengo el cupo cubierto.Besos

    ResponderEliminar
  8. Hoy estoy atenta a las recomendaciones de lectura de terror y me he llevado más de una agradable sorpresa al ver que mis blogs literarios preferidos están recomendando clásicos indispensables. Muy acertada tu reseña de hoy, amigo mío. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. No he leído nada de este hombre y he de decir que de terror prácticamente nada. Apuntaré para leer el de "Los papeles de Aspern" a ver qué tal.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Pues no lo he leído y mira que varias veces ha salido este título en algunas conversaciones, además me llama mucho la atención lo que cuentas, así que creo que lo buscaré.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Ese final también me dejó un poco perpleja pero aún así también me gustó.

    Gran reseña. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. He leído algo del autor. Pero esta no y no me importaría hacerlo.

    ResponderEliminar
  13. Siempre me ha dado pereza lanzarme con este escritor, no sé porqué, y los relatos de terror no son mis preferidos, precisamente. Sin embargo, tu defensa de Los papeles... sí me ha animado a intentarlo. Si llega el caso, ya te contaré qué tal me ha ido. Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Lo tengo bien apuntado desde hace tiempo, pero leyendo tu reseña me has despertado la curiosidad por Los papeles de Aspern, que no me suena tanto. Tomo buena nota.

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  15. Lo tengo en mente, creo que puede darme mucho juego
    Besos

    ResponderEliminar
  16. A mí Henry James me encanta, pero los papeles de Aspen no me han gustado. Yo la primera que leí fue retrato de una dama, que es mi favorita, luego la copa dorada, la princesa Casamasima, Washington Square, en un fin un montón de ellas, a mi otra vuelta de tuerca me gusto mucho y la recomiendo. Besinos.

    ResponderEliminar
  17. Maravillosa. Esta novela es fantástica, pero Henry James, como bien dices, era muy suyo y escribía como escribía. No todo el mundo se hace con este escritor a la hora de leerlo. A mí ese final ambiguo me fascina, y si te apetece ver una adaptación al cine que mantiene todo ese nivel de ambigüedad, te recomiendo un clásico de 1961, "The innocents", protagonizado por Deborah Kerr (creo que en España se llamó "Suspense"). Hay muchas adaptaciones más, pero no consiguen mantener el mismo ambiente de la novela.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  18. Hace siglos que leí Retrato de una dama y con una reseña tan buena me planteo volver a echarle un ojo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Las dos obras de James son muy buenas Paco, cada una, como bien dices, en su estilo. Otra vuelta de tuerca tiene mucho trasfondo. Besos

    ResponderEliminar
  20. Ahora mismo no me apetece una lectura densa, y tampoco de terror aunque sea terror victoriano. Me alegra que te haya gustado
    Besos

    ResponderEliminar