viernes, 27 de abril de 2018

El secreto del solsticio de verano, de Christine Kabus





















Datos técnicos:


Título: El secreto del solsticio de verano
Autora: Christine Kabus
Traductora: Paula Aguiriano Aizpurua
Editorial: B de Books
1ª Edición: Septiembre/2016
Idioma: Español
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 978-84-666-5972-7
Nº pág.: 640



Sinopsis:



Noruega, 1895. Cuando Clara, una joven alemana, sigue a su marido hasta Roros, una pequeña ciudad minera, le aguarda una desagradable sorpresa. La madre de Olaf no disimula que hubiera preferido otra nuera.
Para evitar la ruina económica de la acaudalada familia, Olaf debía casarse con la hija del director de la mina. Cuando tras una pelea Olaf sufre heridas mortales, Clara debe recorrer un arduo camino antes de sentirse como en su casa en el extranjero.
Entretanto, descubrirá un secreto que ensombrece el destino de dos familias desde hace décadas, y que imprime un nuevo giro a su vida y a la de otros.


Opinión Personal:



Quienes frecuentan este blog saben que me prodigo muy poco en el género landscape, pero desde que leí la primera novela de Christine Kabus, En el corazón de los fiordos (enlace reseña), y su continuación, Hijas de la luz del Norte (enlace reseña), me gusta acercarme a su narrativa: me atrae la propuesta que hace al lector, que se aparta un tanto de los cánones del género en lo que a paisajes se refiere, cuyos personajes ponen rumbo hacia destinos que no son los habituales de zonas de clima cálido. Por eso hoy comento mis impresiones de la última de las que tiene publicadas hasta la fecha, y la tercera que leo de su autoría: El secreto del solsticio de verano.

En esta ocasión, Christine Kabus nos ofrece una historia que puede decirse lineal, porque el lector se encontrará con una trama que transcurre entre mayo de 1885 y la primavera de 1886, con alusiones episodios que tuvieron lugar en el pasado, por algunos de los personajes que tienen mayor peso en el desarrollo de la trama. Aunque la novela comienza con un prólogo fechado en otoño de 1883, con un escrito, a modo de diario -por la forma en que expresa la autora del mismo sus pensamientos en torno a lo que le espera en el futuro-. En este sentido, el lector entenderá el significado de esas líneas, ya avanzada la trama.
(Roros-Noruega)
El secreto del solsticio de verano es una novela cuya lectura se hace muy atractiva, pese a que estamos ante un tocho de 640 páginas, todas ellas relatadas por un narrador omnisciente que nos relata, a lo largo de los 60 capítulos en los que se estructura la misma, lo que acontece en el período en el que tienen lugar los episodios de los que seremos testigos. La trama la contará desde la perspectiva de los dos personajes principales de la novela: Clara Ordal, y Sofie Svarstein. Esa alternancia que nos ofrece el narrador, hace que la lectura se haga más fluida, y nos mantiene en vilo pensando en lo que le sucederá en posteriores capítulos, una vez que el narrador cuenta los episodios que se suceden, y que tienen como centro de los mismos a la otra protagonista. A medida que avanzan los capítulos, el lector comprobará cómo se irá estrechando la relación entre ambos personajes, y cómo los hechos que se relatan van a incidir en que la relación entre ellos, porque ven que, pese al distinto estamento social al que pertenecen, persiguen unos mismos fines.

Otro atractivo de la novela es el período histórico en el que está ambientada. Christine Kabus nos sitúa en Noruega, en 1885, en un país unido a Suecia, pero desde el que se levantan voces que piden una mayor autonomía, ya que quieren tener sus propios consulados en otros países, por lo que la autora ofrecerá en algunos capítulos lo que sucede en relación con esta petición noruega; incluso el lector comprobará cómo hay voces que mencionan un posible enfrentamiento militar entre ambos países, con el fin de alcanzar la plena independencia. Junto a la historia, la música y las alusiones literarias estarán muy presentes en la novela, sobre todo en la segunda parte de la misma: Sofie descubrirá el talento que tiene para la música Paul, el hijo de Clara. El lector comprobará cómo en algunos capítulos se hacen una serie de alusiones literarias, que en algunas ocasiones tienen un relación muy directa con lo que le sucede a ambos personajes. Entre estas alusiones destaca una teatral, porque esta disciplina artística unirá todavía más a las dos protagonistas, ya que en Roros hay una representación teatral anual, organizada por la asociación obrera. Ese año representarán una obra del dramaturgo francés Pierre Carlet de Marivaux, de la que el director del grupo de teatro, Ole Guldal, hará una adaptación para que se ajuste al modo de vida de sus conciudadanos. A parte de las alusiones literarias que comento, el lector será testigo de cómo funciona la biblioteca del pueblo, en la que Sofie Svarstein hace una labor social, desempeñando las funciones de bibliotecaria, y reflotando un servicio del que hacía tiempo no disfrutaban los habitantes de Roros.

Como sucede en las novelas landscape, el destino que le esperaba a Clara Ordal cambiará, al recibir su marido, Olaf Ordal, una carta de su madre en la que le comunica que se está muriendo, y que quiere verlo por última vez. Ya en Roros, la vida de Clara se tuerce y verá cómo tiene que enfrentarse no solo a un futuro incierto, tras el cambio que va a dar su vida, como adelanta la sinopsis, sino luchar contra una comunidad que la va a señalar, porque la religión será uno de los ingredientes que atraigan la atención del lector, ya que la protagonista es católica, y su credo religioso no es bien visto por la gran mayoría de la población de la pequeña ciudad noruega, que eran de confesión evangélico-luterana. Pero también deberá enfrentarse a los secretos que esconde la familia Ordal que, con el paso de los capítulos, investigará Clara, y su interés por descubrirlos mantendrá intrigado al lector a medida que va sacando a la luz los orígenes de la situación económica actual de sus suegros. También se tendrá que adaptar a las condiciones climatológicas extremas que influyen en el modo de vida de la población de Roros, y a un idioma totalmente desconocido para ella, con el que tendrá que familiarizarse para poder comunicarse con sus convecinos. En este sentido, son muy atractivas las descripciones que hace Christine Kabus, tanto de Roros, como de los paisajes que la rodean; aunque también disfrutará de verdaderos espectáculos que ofrecen esas latitudes, como son las auroras boreales, magníficamente descritas por la autora. Es, sin lugar a dudas, una novela muy visual, porque el lector podrá imaginarse cómo son los espacios, tanto rurales como urbanos, por los que se mueven los personajes.

Si son atractivas las descripciones que se encuentra el lector en esta novela landscape, otro tanto pasa con los personajes. Christine Kabus construye unos personajes que ayudan a conocer cómo era la sociedad de la época, y las relaciones que se establecían entre las clases sociales que la conformaban: desde la vida en casa de los Svarstein, siendo Ivar Svarstein uno de los miembros mas influyentes y poderosos de Roros, en cuya casa conoceremos la relación que tienen con los miembros del servicio que realiza las labores domésticas, hasta el movimiento obrero, entre los que destaca la figura de Per Hauke, que tendrá una mayor presencia a medida que avanza el desarrollo de la trama. La señora Olsson, será una de las primeros habitantes de Roros que le servirá de gran ayuda a Clara para que no se sienta tan desarraigada en esta pequeña ciudad, al igual que el viejo Gundersen, antiguo empleado del padre de Olaf Ordal. Un personaje que atraerá especial atención del lector es Siru, pastora de origen lapón, que también ganará presencia a medida que nos acercamos al desenlace de la novela; sin olvidarme del señor Dietz, secretario de la compañía de minas, que le dará empleo en su oficina. En este sentido, llama la atención que dos de los personajes que aparecen en la novela, son históricos, caso del ya mencionado director del grupo de teatro, y al mismo tiempo de la escuela; y Olaf Olsen Berg, editor del periódico Fjell-Ljom.

En el secreto del solsticio de verano, Christine Kabus ofrece unos personajes entre los que desempeñan un papel más destacado las mujeres: Clara Ordal y Sofie Svarstein compartirán protagonismo; a ellas hay que añadir a Silje Svarstein, hermana mayor de Sofie, que ocupa un lugar destacado en la familia, tras el fallecimiento de su madre: este será un personaje que da mucho juego a la novela, porque se cree que está un peldaño por encima de los demás, y servirá de contrapunto a Clara y a Sofie, con quienes mantendrá algunas diferencias que provocarán que se enfrente abiertamente con ambas, porque se interponían entre ellas intereses comunes. El lector comprobará cómo estos dos últimos personajes que acabo de mencionar tienen muchas similitudes entre ellos, pese a pertenecer a dos estamentos sociales distintos; aunque les une el afán de superación y la lucha para enfrentarse a los problemas que se les presentan, mostrando ante los demás que la mujer también puede y debe velar por sus derechos, ante los dictados impuestos por los hombres, quienes tenían mayor peso en la sociedad.

Pese a que estamos ante un tocho de 640 páginas, El secreto del solsticio de verano es una novela de lectura fluida, escrita con un estilo directo y un lenguaje sencillo, que invita al lector a recrearse con las magníficas descripciones que ofrece Christine Kabus, tanto en el paisaje rural como urbano, al igual que el modo de vida de esta pequeña ciudad, que en torno a la explotación de las minas de cobre. Aunque la trama principal de la novela está totalmente resuelta, me dio la impresión de que quedaban algunos flecos por cerrar, lo que me hizo suponer que tengamos una continuación que los cierre. La amistad, el amor, los secretos familiares, el superación, y la intriga son ingredientes que atraen la atención del lector que gusta de novelas landscape, en cuyo género Christine Kabus se ha convertido en una autora aclamada tanto por los lectores como por la crítica especializada.




Biografía:


Christine Kabus nació en 1964 en Wurzburgo. Estudió literatura e historia en Múnich y Heidelberg. Ha sido asistente de dirección y dramaturga, trabajando en varios teatros así como en la industria del cine y como guionista para varias series de televisión. Desde muy joven se sintió fascinada por los paisajes escandinavos, gracias a la lectura de las obras de Astrid Lindgren y Lagerlöf Selma, y muy especialmente le hechizó el insólito, indómito e original paisaje de Noruega, razón por la que empezó a aprender noruego y a estudiar la historia de este fascinante territorio. Su primera novela, En el corazón de los fiordos, ha cosechado un gran éxito entre lectores y libreros, convirtiendo a la autora en uno de los referentes del género Landscape en nuestro país. Con Hijas de la luz del norte,Kabus continúa desentrañando los secretos y el esplendor de un país tan misterioso como brillante como es Noruega.

Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía de la autora, tomados de la web de Megustaleer. Fotografía de Christine Kabus, de google imágenes, e imágenes que acompañan al cuerpo de la reseña, de wikipedia. 












11 comentarios:

  1. ¡Bueeeeeeno! es un género que no frecuento mucho, pero tampoco me disgusta lo que nos cuentas, vale que ahora no tengo hueco ni para pelusas pero lo tendré en cuenta para más adelante.

    Buena reseña carinyet.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Leí En elcorazel de los fiordos en un intento de acercarme por enesenévez al landscape y aunque no me disgustó sigisin disfrutar de este tipo de novelas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me la llevo sin dudarlo, tanto En el corazón de los fiordos como las hijas del norte me han gustado mucho, así que repetiré con la autora. Besinos.

    ResponderEliminar
  4. Pues no me había fijado en este libro porque es un género que no frecuento mucho. Pero ahora me has picado la curiosidad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. YO si me prodigo en el género pero suelo viajar allende los mares. Nunca he ido literariamente hablando al norte de Europa y, por lo que cuentas, parece que debería hacerlo
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me llama la atención la ambientación, pues no conozco, quitando las novelas negras, novelas ambientadas en Noruega, así que queda anotada. Veo que la has disfrutado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me aficioné al landscape con Lark y la verdad es que descubrí que es un género que me gusta. Sobre esta novela había leído otras opiniones. Me gusta lo que cuentas, así que no me importaría echarle un ojo. Besos

    ResponderEliminar
  8. Esta vez lo voy a dejar pasar a pesar de tu recomendación, me acerco al género en muy contadas ocasiones
    Besos

    ResponderEliminar
  9. No es un género al que me acerque mucho, pero esas latitudes me fascinan. Por lo que cuentas creo que merece la pena. Aunque no creo que me dé la vida para tanto.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Qué va, no soy fan de este género y aunque veo que te ha conquistado, no me da la impresión de que tenga nada que me atrape :/

    ResponderEliminar
  11. Tengo ganas de volver a leer a esta autora, me gustó mucho En el corazón de los fiordos =)

    Besotes

    ResponderEliminar